Isabel II recibe el saludo del actor Damien Lewis durante un acto oficial este martes en Kennington, Londres
Isabel II recibe el saludo del actor Damien Lewis durante un acto oficial este martes en Kennington, Londres - AFP

Queja de Palacio contra «The Sun» por proclamar que la Reina apoya el «Brexit»

El periódico sensacionalista afirma que en una conversación con políticos en 2011 arremetió contra la Unión Europea

Corresponsal en LondresActualizado:

En una acción muy poco habitual, el Palacio de Buckingham ha emitido hoy miércoles un comunicado para informar de que ha elevado una protesta contra el diario sensacionalista «The Sun» ante el organismo auto regulador de la prensa británica, IPSO. La decisión se interpreta como un indicio del gran enojo de Isabel II después de que el periódico amarillo de Rupert Murdoch la llevase hoy a portada completa bajo un enorme titular que rezaba así: «La Reina apoya el "Brexit"». La información, fiel al estilo del tabloide, llevaba un antetítulo que decía «bomba informativa». Como subtítulo: «La UE va en la dirección equivocada». Todo ilustrado con una foto de gala de Isabel II con las joyas de la corona.

El editor australiano Rupert Murdoch es ahora ciudadano estadounidense, pero mantiene enormes intereses mediáticos en el Reino Unido, donde posee «The Sun», «The Times» y la cadena de televisión Sky. Murdoch, de 84 años, que el fin de semana se casó en Londres con Jerry Hall, la exmujer de Mick Jagger, es contrario a la UE. Sin embargo modula su discurso según los medios. «The Sun» hace campaña fogosamente a favor del « Brexit» y «The Times», aunque es euroescéptico, guarda las formas, sobre todo porque Cameron, el líder conservador, hace campaña por Europa para el referéndum del próximo 23 de junio.

El diario sensacionalista asegura que su información se sustenta en dos fuentes «diferentes e impecables», del mundo de la alta política. También lanzan esta pregunta retórica: «Si la Reina tiene un punto de vista en el "Brexit", ¿no tienen derecho los lectores a saber cuál es?».

«la Reina ha permanecido neutral durante 63 años y el referéndum es un asunto exclusivo del pueblo británico», rezaba el comunicado

La verdad es que es mercancía antigua. Todo se basa en una supuesta conversación de la Reina con varios políticos durante una comida en el Castillo de Windsor en 2011, a la que asistió el por entonces vicepresidente del Gobierno, el liberal Nick Clegg, conocido por su firme europeísmo. Según «The Sun» la Reina chocó allí con Clegg y le dijo que la UE iba «en la dirección equivocada». El exvicepresidente ha calificado de «sinsentido» lo publicado por el diario.

Otro que asistió a aquella comida es el sinuoso ministro de Justicia, Michael Gove, amigo personal de Cameron, a quien ha dejado en la estacada para situarse junto al ambicioso Boris Johnson al frente de la campaña del «Brexit». En los mentideros de Westminster era señalado ayer como la probable fuente de «The Sun», aunque lo negó con un simple «yo no comento las declaraciones de la Reina». Cameron se vio hoy con Gove, por despachos de la rutina de Gobierno, pero el Número 10 no ha querido hacer ninguna declaración formal y se remite a lo dicho por Palacio y por Clegg.

El periódico alude también a otra conversación de la Reina de «hace unos pocos años», a la que no pone fecha concreta, y en la que dijo a políticos que no entendía a Europa. El año pasado Isabel II viajó a Alemania y su discurso allí fue interpretado justo en el sentido contrario, como una defensa de la utilidad de Europa. También fue tachado de apoyar el sí a la UE el Príncipe Guillermo en su discurso del mes pasado ante el cuerpo diplomático.

La norma histórica de comunicación de Buckihgham se resumía en esta frase: «Nunca quejarse. Nunca explicar». En general se atienen a ella, por eso ha sorprendido la queja a la Organización Independiente para los Estándares de Prensa (IPSO en sus siglas en inglés), la primera de la Corona desde que se fundó la organización en 2014. Palacio sí se había dirigido a su organismo predecesor, la Comisión de Quejas a la Prensa. Por ejemplo en 1999 lamentó unas fotos con el pecho al aire que fueron robadas en sus vacaciones a Sophie Rhys-Jones, hoy mujer del Príncipe Eduardo y condesa de Wessex.

Llamada a la Unidad

En su comunicado, Buckingham recordó que «la Reina ha permanecido neutral durante 63 años y el referéndum es un asunto exclusivo del pueblo británico». En puridad ese comentario no es del todo cierto. En septiembre de 2014, la Reina dejó caer un sonado comentario durante la campaña del referéndum de Escocia, que se interpretó como un aldabonazo de la soberana a favor de la unión. A la salida de una misa en sus propiedades del castillo de Balmoral, Isabel II, preguntada por la consulta separatista, dijo: «Espero que la gente piense muy cuidadosamente sobre su futuro», una llamada bastante evidente a permanecer en el Reino Unido.

En Palacio ha sentado mal la clara manipulación de «The Sun» y la apropiación para su causa de la figura de la Reina, que tiene la obligación constitucional de ser políticamente neutral. En concreto recuerdan que en 2011 no se había planteado el referéndum, ni la hipótesis del «Brexit», con lo que difícilmente Isabel II podía apoyarlo, como dice el titular en cuerpo de letra enorme de la portada del tabloide.

Buckingham ha invocado la Cláusula primera del código de buenas prácticas de los directores, que establece que «la prensa debe tener cuidado de no publicar informaciones o imágenes incorrectas, engañosas o distorsionadas». También reza allí que los periódicos «deben distinguir claramente entre comentarios, conjeturas y hechos».