Sheikh Tamim Bin Hamad Al-Thani, emir de Qatar, junto a Donald Trump en la pasada Cumbre de Riad
Sheikh Tamim Bin Hamad Al-Thani, emir de Qatar, junto a Donald Trump en la pasada Cumbre de Riad - REUTERS

Qatar denuncia una campaña mediática desde algunos países del Golfo para desestabilizar el país

El Estado rechaza esta estrategia y apela a la responsabilidad a la hora de informar sobre las instituciones nacionales

Actualizado:

El Gobierno de Qatar rechaza y denuncia la campaña mediática «feroz» en su contra que se está poniendo en marcha desde varios países del Golfo. Así lo ha expresado en un comunicado a raíz del hackeo que, el pasado 24 de mayo, sufrió la Agencia de Noticias de Qatar. En este ataque, numerosas informaciones falsas fueron publicadas. Muchas de ellas fueron declaraciones que se atribuyeron al Emir de Qatar Sheikh Tamim Bin Hamad Al-Thani.

Horas después, el director de la Oficina de Comunicación del Ejecutivo negó las declaraciones, pero desde ese momento, el Estado qatarí asegura que el país está sufriendo una campaña mediática «feroz y políticamente incitada», cuyo objetivo sería desestabilizar la seguridad nacional. Una explicación que el Estado de Qatar denuncia que fue ignorada por los medios de Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, a quien acusa de orquestar esta campaña de desprestigio. Además, el acceso en la Red de la prensa local del país y Al Jazeera fue bloqueado en ambos países.

«Esta campaña se puso en marcha tras la Cumbre de Riad, en la cual participaron el presidente de EE.UU. Donald Trump y líderes de los países árabes e islámicos el 21 de mayo de 2017. Durante su discurso en la Cumbre, el presidente americano hizo referencia a la importancia del Estado de Qatar describiéndole como 'un importante socio estratégico en la lucha contra el terrorismo'. Esto confirma la invalidez de las alegaciones de estas partes que continúan calumniando para relacionar a Qatar con el terrorismo», denuncia el país.

Qatar acusa a algunos de sus vecinos del Golfo de intensificar esta campaña, debido a que Arabia Saudí no informó de «desacuerdos bilaterales en la reunión en Jeddah -celebrada el 1 de mayo- entre Su Alteza el Emir y el Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas, ni durante la reunión ministerial del Consejo de Cooperación del Golfo (celebrada el pasado 17 de mayo). Tampoco lo ha hecho durante la Cumbre de Riad».

Otra de las acusaciones que Qatar rechaza es que esté cooperando con Irán «en detrimento de los intereses del Golfo». Precisamente, Qatar retiró a su embajador en Irán después de que, en enero de 2016, la Embajada de Arabia Saudí fuera incendiada. En este sentido, Qatar incide en que se cuestionó la conversación del Emir de Qatar con Hassan Rouhani pero que esta era meramente protocolaria. «La campaña mediática contra el Estado de Qatar criticó la llamada telefónica entre Su Alteza el Emir de Qatar y el presidente iraní electo, Hassan Rouhani, que tuvo lugar el 27 de mayo 2017, y que Su Alteza el Emir tiene costumbre de realizar en el marco protocolario anual, para felicitar a los líderes de los países islámicos con motivo del sagrado mes de Ramadán. Esta llamada se inscribe asimismo en el marco de las políticas del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) para impulsar el diálogo con Irán».

En lo relativo a Irak, Qatar asegura que el viaje del ministro de Asuntos Exteriores al país, el pasado 22 de mayo, donde se encontró con Qasem Soleimani se realizó «con el fin de dirigir una invitación al Primer Ministro iraquí para visitar al Estado de Qatar, y en el marco de resolver la cuestión de la liberación de los rehenes qataríes que fueron secuestrados en Irak. Esta visita se llevó a cabo igualmente en el contexto del deseo estadounidense de apoyar al gobierno de Haidar Al-Abadi».

«El Estado de Qatar, que está siendo expuesto a estas campañas abusivas, reafirma su compromiso con mantener la seguridad y la estabilidad en la región del Golfo, mitigar la tensión entre los países hermanos, y preservar los logros alcanzados por el CCG. Asimismo reclama estar a la altura de los retos estratégicos comunes a los que se enfrenta la región», aseguran. Asimismo, el país del Golfo advierte de que «cualquier tipo de tensión en las relaciones políticas es un factor demoledor para el Golfo, y ofrece la oportunidad a los grupos extremistas, sectarios y terroristas para socavar la estabilidad y la seguridad de la región, la unidad de sus pueblos y los lazos fraternales».

En este sentido, el Gobierno apela a la responsabilidad y asegura que se están llevando a cabo las pesquisas necesarias para averiguar los motivos y el fin del hackeo a la agencia de noticias estatal. «El Estado de Qatar ruega a los países hermanos y amigos comprueben la exactitud de los hechos con respecto a lo que transmiten los medios como resultado de esta campaña maliciosa, así como reconozcan la gravedad de este asunto para la estabilidad y seguridad de la región del Golfo, además de la importancia de poner freno a esta campaña mediática que se agrava diariamente. La investigación por el pirateo de la Agencia de Noticias de Qatar se está llevando a cabo y serán notificados de las conclusiones».