Al Qaida pugna con Daesh por atribuirse las matanzas de Niza y Orlando

La organización yihadista en la Península Arábiga ha alabado al atacante de la ciudad francesa y su «operación Niza»

Actualizado:

Daesh parece tener la hegemonía en el yihadismo global. Desde la proclamación de su califato en junio de 2014, la captación de «foreign fighters» se multiplicó, gracias en parte a su potente estrategia audiovisual y en redes sociales. Según reveló hace unos meses el secretario de Estado español para la seguridad, Francisco Martínez, gracias a su red de productoras, el autodenominado Estado Islámico incrementó un 70% el reclutamiento de combatientes extranjeros. Pero con las últimas tragedias, principalmente en Orlando y Niza, la necesidad de Daesh para su contienda con los valores occidentales no se reduce solo a atraer potenciales yihadistas a Siria e Irak: solo necesita «orientarles» en países como Francia o Estados Unidos y que sigan sus pautas.

Pocas horas después del asalto del menor afgano al tren alemán, la «agencia» de Daesh, Amaq, difundió un vídeo que se grabó el asaltante autodenominándose soldado del califato. Como también se refirió Estado Islámico al asesino de Niza. Pese a este anuncio, ahora, cuando se cumplen siete días de la tragedia, Al Qaida en la Península Arábiga (AQAP, por sus siglas en inglés) ha declarado en su revista «Inspire», dedicada a la «Operación Niza» que Mohamed Lahouaiej-Bouhlel, como se llamaba el asesino nicense, «ejecutó la operación en su totalidad y a la perfección».

Los yihadistas de Al Qaida en Yemen aseguran que Bouhlel aprendió la lección de lo explicado en el número dos de la revista Inspire (en 2010) -de una estética similar a Dabiq, de Daesh, pero que emplea una retórica más difícil de entender por los «foreign fighters»-, en la que se recomendaba el uso de camiones para matar al máximo número de personas posibles.

Al poco de publicarse la reacción de AQAP al atentado de Niza, Alberto Fernandez, exembajador estadounidense y director del Middle East Media Research Institute, apuntaba en Twitter que este anuncio se unía al que hizo la misma organización tras la matanza de Orlando: «La segunda vez que se apunta el tanto de un ataque reivindicado por Daesh».

Daesh ha conseguido en un año «lo que Al Qaida no lo hizo en diez», dijo Félix Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en el seminario «Europa amedrentada: la amenaza del yihadismo», celebrado hace más de un mes en Toledo.

Pocas horas después del atentado en Niza, analistas de terrorismo islamista ya apuntaron a un radicalismo exprés de Mohamed Bouhlel, quien según sus vecinos, «fumaba porros y bebía durante el Ramadán». Lo que confirmaría visiones como la de Pedro Baños, coronel del Ejército de Tierra español y analista geopolítico, que dijo a ABC que «Bouhlel se radicalizó en los últimos días y utilizó la presencia de Daesh para justificar lo que iba a hacer». Que fumara y bebiera podría ser parte de una táctica de disimular sus intentciones: parece que la idea de atentar ya venía de lejos, incluso apoyó a los de «Yo no soy Charlie» tras el ataque al semanario.

Este jueves el fiscal general de París, François Molins, ha confirmado que Bouhlel había planificado con anterioridad su ataque. Para ello contó con cómplices. Su sms de «trae más armas, trae de 5 a C» habría sido dirigido a Choukri C. (37), de origen tunecino y uno de los detenidos en la investigación que continúan bajo custodia policial.

La revista de Al Qaida llama a Niza la ciudad «donde imperan visiones racistas y la extrema derecha... donde se prohíben a los musulmanes construir mezquitas», según apuntaba el director del instituto especializado Flash Point Intel.

Estos anuncios de su «franquicia yemení» podrían contradecir la máxima de Al Qaida de evitar víctimas musulmanas. En cambio, el Combating Terrorism Center de Estados Unidos apuntó en 2009 que la organización entonces liderada por Bin Laden asesinaba a una cifra de musulmanes ocho veces mayor que de otras religiones. En el atentado de Niza la primera víctima en sufrir la embestida del camión era una mujer con velo, «piadosa y practicante del islam». Ni el presidente de la Unión de Musulmanes de la región de Niza ni vecinos del asesino olvidan este hecho para defender que el islam no consiste en matar inocentes, sean musulmanes o no.