youtube

Dos diputadas afganas se lían a puñetazos en la Cámara Baja

Nazifa Zaki y Hamida Ahmadzai pierden las formas y se pelean en el Parlamento afgano

kabul Actualizado:

Dos parlamentarias afganas se olvidaron del decoro y las normas de la conservadora sociedad afgana y se pelearon a puñetazos en el Parlamento, en una agria sesión en la que llegó a discutirse un proceso de destitución del presidente, Hamid Karzai.

Las parlamentarias implicadas en la pelea ocurrida ayer son la general Nazifa Zaki y Hamida Ahmadzai, según puede verse en unas imágenes mostradas por el canal televisivo afgano Tolo Tvque han comenzado a dar la vuelta al mundo ante los ojos incrédulos de los afganos.

De acuerdo con la grabación, Zaki se exalta hasta el punto de que se quita un zapato y se lo arroja a Ahmadzai, quien le responde lanzándole una botella de agua pero apenas acierta a defenderse de los puñetazos que le propina su fornida rival.

Una pelea entre mujeres es un hecho extremadamente raro en la vida pública de Afganistán, una sociedad muy conservadora donde 69 de los 249 asientos que componen el la Cámara baja están reservados para la mitad femenina de la población.

El zapato como premio

La disputa, sin embargo, está lejos de haber acabado: Zaki, de 46 años, acusó también a su rival de llevar al Parlamento la «desunión y nacionalismo», mientras que Ahmadzai dijo que está dispuesta a vengarse y que el zapato obra en su poder «como botín de guerra».

La sesión del parlamento afgano estaba siendo muy polémica, en medio de un creciente desencuentro de la Cámara parlamentaria con el presidente Karzai que amenaza con sumir al país en una crisis constitucionalen un momento especialmente delicado.

Pelea de etnias

En el Parlamento afgano, por lo demás, son comunes las disputas políticas entre diputados procedentes de las distintas etniasdel país, partido ideológicamente entre pastunes, tayicos -estas son las dos mayoritarias-, uzbecos y hazaras.

La general Zaki es de etnia tayica, y su contrincante Ahmadzai, de la pastún, de la que proceden también tanto Karzai como los insurgentes talibanes, presentes en el sur y el este, y en lucha contra los 150.000 soldados extranjeros desplegados en Afganistán.

La de Zaki y Ahmadzai es la segunda gran pelea parlamentaria en Afganistán desde el inicio de esta legislatura: hace pocos meses, el joven parlamentario Baktash Siawash recibió un puñetazo de parte de uno de sus distinguidos próceres.