El PSOE se divide en Europa por la postura sobre Cuba

ENRIQUE SERBETO | ESTRASBURGO
Actualizado:

El Parlamento Europeo aprobará hoy una resolución consensuada por seis de los grupos políticos de la Cámara en la que se condena a la dictadura cubana por las violaciones de los derechos humanos de sus ciudadanos, incluyendo expresamente el caso de la muerte de Orlando Zapata, después de un debate en el que se han puesto de manifiesto evidentes discrepancias en el seno de la delegación socialista española ante el empeño del ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, de eliminar la posición común sobre Cuba establecida en 1996 para exigir cambios democráticos.

Aunque se da por seguro que la mayoría votará hoy a favor de la resolución (con la excepción previsible del vicepresidente Miguel Ángel Martínez, cuyas simpatías hacia la dictadura no son un secreto para nadie) en el hemiciclo se pudieron apreciar grandes diferencias. Luis Yáñez pidió que «no permitamos que nuestro silencio se convierta en complicidad con los liberticidas» y apeló a «no entrar con lo que nos divide, como el futuro de la posición común de la UE, sino a buscar puntos de encuentro» con los demás partidos. Sin embargo, María Muñiz defendió con un afán estajanovista las tesis del ministro Moratinos diciendo que es necesario «modificar la posición común que es un obstáculo perjudicial y periclitado» para las relaciones con la dictadura. El popular Francisco Millán le recordó que esa posición común no le ha impedido a Moratinos viajar a Cuba y mantener todo tipo de contactos con las autoridades castristas.

Le correspondió defender la posición del Consejo Europeo al secretario de Estado para las relaciones con la UE, Diego López Garrido, en ausencia de la Alta Representante, Catherine Ashton, que se ausentó poco antes del Parlamento. López Garrido tuvo que hacer un equilibrio para conjugar el «pesimismo y la preocupación por la falta de progreso en materia de Derechos Humanos» en Cuba con la tesis de «mantener el diálogo con las autoridades cubanas», como pretende el Gobierno socialista.