Dos policías ebrios matan a un niño de cinco años en Ucrania

Se han producido protestas por los hechos frente a la comisaría de policía

Actualizado:

En medio de una densa nube de humo se desarrolla una protesta frente a la comisaría de policía de una ciudad ucraniana al sur de la capital. Decenas de personas con bengalas gritan a los agentes después de que dos policías ebrios acabaran matando a un niño de cinco años.

Los oficiales Ivan Prikhodko y Volodymyr Petrovets han sido señalados como los responsables de haberle quitado la vida al pequeño Kyrylo Tlyavov. Ambos se encontraban bajo los efectos del alcohol y jugando al tiro al blanco con sus pistolas reglamentarias.

Ante esta situación miles de ciudadanos se han echado a la calle para protestar delante de la comisaría de policía de la ciudad, pidiendo que la muerte de Kyrylo no quede impune. «No pueden salirse con la suya. Mañana otro se emborrachará y disparará», dice una profesora frente al edificio.

Los compañeros de los dos arrestados, cargados con escudos y material antidisturbios, tratan de repeler a los manifestantes y éstos dejan a sus pies decenas de muñecos de peluche y flores en recuerdo del fallecido. Y una pintada en el suelo que les señala, «teneis las manos ensangrentadas», escribe este hombre sobre la calzada.

En los carteles, los manifestantes piden la dimisión del ministro el Interior y la expulsión de «asesinos» del cuerpo de policía. «Es un caso espantoso y escandaloso», asegura un matrimonio de Kiev.

Los oficiales de policía han sido arrestados y están siendo juzgados. Si son declarados culpables de asesinato, podrían cumplir una sentencia de cadena perpetua. El presidente Volodymyr Zelensky, quien asumió el cargo el mes pasado, prometió «hacer todo lo posible para castigar a los responsables».