Rafael Correa, 'micro' en mano, se dirige a sus adeptos. /EFE
Rafael Correa, 'micro' en mano, se dirige a sus adeptos. /EFE

Los primeros escrutinios confirman en torno al 65% de apoyo a la nueva Constitución de Ecuador

Revisado el 80,24% de los votos, el respaldo a la nueva Carta Magna del presidente es del 63,8% del electorado, por un 28,29% de partidarios del 'No'

EFE |
QUITOActualizado:

No parece que vaya a haber sorpresas en el escrutinio de un referéndum ecuatoriano cuyo resultado ya se intuía desde hace tiempo. Y escrutado ya el 80,24% de los votos, se confirma que la nueva Constitución de Ecuador sale adelante, mayoritariamente respaldada por el 63,8% del apoyo. Canta su alegría sobre todo el presidente y máximo impulsor del proyecto, Rafael Correa, que había vinculado su continuación en el cargo que el 'Sí' ganase.

Y así ha sido, según los primeros datos oficiales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) del país sudamericano, que confirman lo que reflejaban los sondeos a pie de urna. Escrutado el citado 80,24% (esto es las actas de 31.213 mesas electorales, de un total de 38.901), el 'Sí' obtiene el 63,8% (3.737.397 votos), el 'No' al proyecto constitucional alcanza el 28,29% (1.655.624), los votos nulos el 7,17% y los votos en blanco el 0,68%.

Correa ya había declarado que el triunfo ha sido “ aplastante” al conocer los sondeos junto a las urnas, que daban al 'Sí' entre el 63 y el 70% de apoyo, por un 25-28% para el 'No'. "Ha triunfado aplastantemente la nueva Constitución. Es un momento histórico que trasciende por mucho a las personas que hemos estado más visibles en este proceso que es de todo un pueblo", ha manifestado Correa.

9.754.883 ecuatorianos estaban llamados a los comicios, de ellos más de 90.000 en España, de los 165.000 residentes en el extranjero con derecho a voto.

Sucesión de triunfos 'correístas'

Correa llegó al poder con la promesa de llevar adelante una transformación "radical, profunda y breve", y de momento consigue lo que se propone. Pero, para Correa , esta victoria no es un punto de llegada, sino de partida, pues ha insistido que su administración será una permanente campaña contra el pasado.

El presidente le ha agradecido al pueblo ecuatoriano haber apoyado de forma abrumadora la nueva Constitución, victoria que se suma a las que obtuvo en las elecciones presidenciales de noviembre de 2006 y la del plebiscito para la Asamblea Constituyente, en abril de 2007. Además en los comicios de septiembre de ese mismo año, para integrar la Asamblea Constituyente, su movimiento, Acuerdo País, logró 80 de los 130 escaños.

Guayaquil, ¿bastión opositor?

La única duda que salta sobre la aplastante victoria de Correa es la de Guayaquil donde, según las encuestas, el 'Sí' obtiene entre el 44,8 y el 49,9% de respaldo, pero no llega a sumar una mayoría absoluta, argumento que la oposición esgrime para argumentar que en esa ciudad no triunfó la Constitución oficialista. No obstante, el ministro de Gobierno (Interior), Fernando Bustamante, ha pedido esperar a los resultados oficiales del TSE.

De todas maneras Correa, con el triunfo bajo el brazo, ha abierto la posibilidad de dialogar con el alcalde opositor de Guayaquil, el socialcristiano Jaime Nebot, con quien ha protagonizado acalorados pulsos verbales.