Edificios en ruinas en la capital de Haití, Puerto Príncipe, tras el fuerte seísmo / AFP
Edificios en ruinas en la capital de Haití, Puerto Príncipe, tras el fuerte seísmo / AFP

Los presos haitianos huyen tras derrumbarse la cárcel debido al seísmo

AGENCIAS | GINEBRA / PARÍS / PUERTO PRÍNCIPE
Actualizado:

La principal cárcel de Haití se derrumbó este martes a causa del seísmo de siete grados de intensidad que sacudió el país centroamericano, según informa Naciones Unidas. Una portavoz del organismo internacional -citada por Associated Press- aseguró haber recibido informaciones sobre la huida de varios presos.

Mientras tanto, los cuerpos de las más de cien mil víctimas mortales del fuerte seísmo -según las palabras del primer ministro, Jean Max Bellerive- se amontonan por las calles de la capital, Puerto Príncipe, que ha quedado casi totalmente destruida. El temblor hizo que, además de la cárcel, también el Palacio Presidencial, varios hospitales, escuelas y miles de casas se vinieran abajo. Miles de personas continúan atrapadas bajo los escombros.

Un tercio de los nueve millones de habitantes de Haití necesitan ahora ayuda urgente, según los cálculos de Cruz Roja Internacional. A la fuerte sacudida de siete grados de intensidad en la escala de Richter, producida minutos antes de las once de la noche en España, siguieron varias réplicas que acabaron de sumir en el caos a la capital haitiana.

Miles de personas se reúnen en plazas públicas para rezar por sus familiares desaparecidos. «Haití ahora debe rezar. Tenemos que rezar juntos», afirmó el doctor Louis-Gerard Gilles, tras asegurar que «los hospitales no pueden ocuparse de todos los heridos». Antes esta situación, las autoridades están trasladando a cientos de heridos a la vecina República Dominicana.

Los devastadores efectos del seísmo es el resultado de una situación geográfica desfavorable y de más de veinte años de conflictos que han dejado muy tocada a la economía del país. "Es una catástrofe terrible para Haití. El país más pobre del continente americano está situado sobre una falla propicia para los seísmos. "Además de las catástrofes naturales, las desgracias de Haití las explica la historia", concluye un diplomático francés bajo condición de anonimato.