El presidente de Ecuador sufre un varapalo en las elecciones locales

ABC/
Actualizado:

QUITO. El presidente de Ecuador, Lucio Gutiérrez, sufrió un duro revés en las elecciones provinciales y municipales celebradas el pasado domingo, tras el escrutinio del 85 por ciento de los votos divulgado ayer por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que daba el triunfo a los partidos de la oposición.

Según esos últimos resultados, el Partido Sociedad Patriótica (PSP, centro) de Gutiérrez no lograba ninguna de las 22 prefecturas provinciales en juego, mientras que los opositores Izquierda Democrática (ID, socialdemócrata) y Partido Social Cristiano (PSC, derecha) lograban cuatro prefecturas cada uno. También ID ganaba las alcaldías de Quito, la capital, y de Cuenca (tercera ciudad); mientras el PSC lograba la de la estratégica ciudad portuaria de Guayaquil. El partido de Gutiérrez se imponía en dos alcaldías de la provincia amazónica de Napo, de donde es oriundo el jefe del Estado.

El mandatario -un coronel retirado, cuya popularidad ha caído del 55 por ciento cuando llegó al poder (en enero de 2003) al 7 por ciento actual- manifestó no obstante que se sentía «muy motivado, muy contento», pues esperaba que al final del escrutinio el PSP pudiera ganar algunas alcaldías y posiblemente algunas prefecturas. Gutiérrez argumentó que «uno de los grandes triunfadores de este proceso electoral es justamente mi partido, porque arrancamos de cero; no tengo ni un sólo alcalde, ni un sólo prefecto».

El PSP fue creado para los comicios de 2002, en los que ganó la Presidencia con Gutiérrez y además logró cinco de los cien escaños del Legislativo.

Los grupos de la oposición opinaron ayer, por su parte, que los electores habían «enterrado» en las urnas a Lucio Gutiérrez. El ex presidente conservador León Febres Cordero, líder del Partido Social Cristiano (PSC), aseguró que la derrota del PSP se debe a la activa participación de Gutiérrez durante la campaña electoral. Según Febres Cordero, el presidente cosechó en las urnas lo que sembró durante la campaña, y dijo que las elecciones locales fueron una especie de referéndum contra el gobernante.

Unos 8,6 millones de los 12,2 millones de ecuatorianos fueron convocados a las urnas para elegir 22 prefectos, 91 consejeros provinciales, 219 alcaldes, 893 concejales municipales y 3. 970 miembros de juntas parroquiales rurales. Además de las ocho prefecturas para ID y PSC, la agrupación indígena Pachakutik y la Democracia Popular (DP, democristiano) lograban tres gobiernos cada uno.

El Movimiento Popular Democrático (MPD, izquierda), la Concentración de Fuerzas Populares (CFP, populista) y el Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE, populista) captaban dos gobiernos cada uno. Las últimas dos prefecturas en liza correspondían al Partido Renovador Institucional Acción Nacional (PRIAN, populista).