Vídeo: Reivindicado el ataque contra Maduro - EP

La prensa venezolana denuncia que siete periodistas fueron detenidos durante el atentado contra Maduro

Según el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, fueron liberados horas después

MadridActualizado:

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) de Venezuela ha denunciado que siete periodistas han sido detenidos durante varias horas en medio del ataque perpetrado el sábado por la tarde (hora local) contra el presidente del país, Nicolás Maduro, durante un acto militar celebrado en Caracas.

«Se desconoce el paradero de los periodistas y trabajadores de VIVOPlay y TVVenezuela. Neidy Freytes, César Díaz y Alfredo Valera, permanecen desaparecidos», ha denunciado el SNTP en Twitter, en medio de la confusión generada por el ataque a Maduro.

Poco después, ha informado por la misma vía de que el cámara de Telemundo César Saavedra, que ha conseguido grabar la explosión, el cámara de Noticias Caracol Yornel Morales, el reportero de Globovisión Alejandro Carreño y el reportero de AP Fernando Llano también habían desparecido.

Según ha indicado el SNTP, «funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) le quitaron la cámara y los equipos de transmisión al equipo de VIVOplay y TVVenezuela que cubría situación en las inmediaciones de la Avenida Bolívar, luego de que se escuchara una explosión y retirarán al presidente y su comitiva".

«Después de una hora incomunicado por la Guardia Nacional», Morales fue liberado, mientras que hubo que esperar dos horas para que Llano fuera liberado y más de tres horas para que los demás periodistas detenidos -Freytes, Díaz, Valera, Saavedra y Carreño- fueran puestos en libertad.

«El SNTP confirma la liberación de todos los trabajadores de prensa detenidos durante la cobertura de la explosión registrada en la Avenida Bolívar durante el acto presidencial. Los siete detenidos por la Dirección General de Contrainteligencia Militar ya se encuentran a salvo», ha anunciado.

La organización sindical ha precisado que, en el caso del reportero de Globovisión, hubo «episodios de violencia» durante su detención.