Posible espionaje de Estados Unidos en Bruselas

Bruselas. Afp
Actualizado:

La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) norteamericana, de donde salió el sistema 'Echelon' de interceptación de telecomunicaciones, habría intentado acceder a informaciones confidenciales de la Unión Europea (UE) a través de un funcionario de la Comisión Europea encargado de los servicios de codificación. 

El británico Desmond Perkins, jefe de los servicios de codificación de la Comisión Europea, explicó el pasado 6 de febrero ante una comisión del Parlamento Europeo que el sistema de la Comisión de protección de informaciones es tan seguro que la NSA intentó entrar y no lo consiguió. 

La NSA "verifica con regularidad nuestros sistemas (de codificación) para ver si están bien protegidos y si se utilizan correctamente", declaró a la comisión parlamentaria que investiga el caso 'Echelon' de espionaje mundial por parte de Estados Unidos y el Reino Unido. 

Perkins se vanaglorió además ante los parlamentarios de haber tenido "siempre muy buenas relaciones con la NSA".     Tras destapar el caso el periódico francés Libération el pasado jueves, la Comisión Europea se esforzó ese día y el viernes siguiente, aunque con pocos resultados, en convencer de que Perkins "se explicó mal" y que además "no es ningún crimen" tener "un familiar político" en la NSA, algo que sus superiores "conocían desde el principio".     Según un portavoz del órgano ejecutivo europeo, lo que quiso decir a los eurodiputados el funcionario, que no ha sido relevado de sus funciones, es que la empresa alemana Siemens dio como argumento a la Comisión, cuando le vendió el sistema hace 10 años, que éste era tan seguro que había sido probado por la NSA sin éxito alguno.     "Desmiento categóricamente que la Comisión haya abierto sus sistemas (de codificación) a una potencia extranjera", declaró el jueves el portavoz del presidente del ejecutivo, Johnatan Faull.     "Estados Unidos no tiene nada que ver" con la revisión del sistema, que es comprobado por la propia Comisión, añadió.     El caso deja ver el poco rigor con que la UE parece proteger sus informaciones del poderoso brazo norteamericano, que seguramente no necesita la ayuda del funcionario Perkins para acceder a informaciones confidenciales europeas, sobre todo en materia de competencia o de comercio internacional, asuntos en que están en juego elevadas cantidades de dinero.     Precisamente de la NSA salió el sistema internacional 'Echelon' de interceptación de telecomunicaciones privadas en todo el mundo, que fue confirmado a principios del año 2000 por documentos desclasificados de la propia agencia norteamericana.