Un portavoz de Blair pide disculpas por llamar a Kelly «fantasioso personaje»

Una nueva encuesta publicada por The Times revela que el apoyo de los ciudadanos británicos al Gobierno Blair ha descendido dos puntos desde la anterior medición

MARCELO JUSTO. SERVICIO ESPECIALLONDRES.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La rueda del caso Kelly no para de girar. Ahora el Gobierno británico ha admitido que un alto funcionario calificó al doctor David Kelly de «fantasioso personaje» en conversaciones «off the record» con periodistas de cara a la investigación judicial de lord James Brian Hutton sobre la muerte del científico.

Uno de los dos portavocez del primer ministro Tony Blair, que para variar se llama Kelly, no David sino Tom, pidió disculpas a la familia por sus comentarios. «Siento profundamente que lo que yo pensé que fue una conversación privada con un periodista ha contribuido a generar más polémica», señaló el portavoz del primer ministro.

En vísperas del funeral del doctor Kelly, la admisión desató una condena casi unánime de los políticos que aún no se han ido de vacaciones. A la cabeza se encontraba la actriz y actual diputada laborista Glenda Jackson. «Estos comentarios son aborrecibles, obscenos. Tom Kelly debería renunciar inmediatamente. Con este tipo de campaña difamatoria lo que el Gobierno está tratando de hacer es convertir a la víctima en el culpable», dijo Jackson.

El portavoz de Asuntos Exteriores del opositor partido Liberal Demócrata, Menzies Campbell, también exigió la renuncia del portavoz de Blair. «La posición de Tom Kelly es insostenible. La credibilidad del primer ministro Tony Blair está en juego», indicó Campbell.

Condena del Gobierno

La primera reacción del Gobierno fue también de condena. El viceprimer ministro John Prescott, que está a cargo del Gobierno mientras Tony Blair disfruta de sus vacaciones en Barbados, advirtió a los funcionarios que este tipo de comentarios era inaceptable. «Confío en que nadie en el Gobierno hará ningún tipo de comentario sobre el doctor Kelly en un momento tan delicado, antes de su funeral, y mientras la investigación de lord Hutton está en marcha», dijo en un comunicado Prescott, quien representará al Gobierno en el funeral del científico hoy miércoles.

No cabe duda de que la noticia habrá sobresaltado al primer ministro en su reposo en la playa de Barbados. Es difícil que la petición de disculpas de su portavoz acalle el escándalo. Si el sol no ha obnubilado los reflejos políticos del primer ministro, la cabeza de Kelly -Tom no David, el portavoz de Blair, no el científico- tendrá que rodar antes de que el tema se convierta en una nueva bola de nieve.

Una encuesta publicada ayer por el matutino The Times indica que el caso Kelly y las preguntas incontestadas sober Irak, siguen socavando la fe de los británicos en el Gobierno laborista. La encuesta reveló que el Gobierno contaba con el apoyo de un 34% de la población, dos puntos menos que en la anterior medición. Para alivio de Tony Blair, el principal partido de oposición, el Conservador, también había perdido dos puntos en la estima popular y registraba un 32% de respaldo.