El populismo de Virgina Raggi, frente al de Rita Maestre en Madrid

Por belleza y telegenia, hay quien la compara a Rita Maestre, pero por estilo y comportamiento están en las antípodas. Para la política italiana, «la normalidad hoy es revolucionaria»

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

La abogada Virginia Raggi, 37 años, casada, con un hijo, puede conquistar el Capitolio, el ayuntamiento de Roma. Centra ya la atención de los medios informativos de medio mundo. El gran triunfo obtenido por Raggi, concejal del Movimiento 5 Estrellas (M5E) en la primera vuelta de las elecciones locales, con un 35,2 % de los votos, superando por más de 10 puntos a Roberto Giachetti, con el que se jugará el bastón de mando en el balotaje del próximo día 19, la ha convertido en un personaje famoso, cuando hace pocos meses nadie la conocía.

Inevitable ha sido intentar establecer comparaciones o paralelismos con otras figuras políticas. Hay quien, dada la belleza y telegenia de Virginia Raggi, y por su pertenencia a un partido populista, ha pretendido ver si hay algún paralelismo con Rita Maestre, concejal del ayuntamiento de Madrid. Pero están en las antípodas. Virginia Raggi dentro del M5E, que es un movimiento trasversal, se encuadra en el centro derecha, con una trayectoria muy alejada de la que ha tenido la izquierdista Rita Maestre.

Se podrían indicar infinidad de diferencias entre Raggi y Maestre, pero bastataría una: La concejal madrileña fue procesada por una acción contra la Iglesia en la capilla de la Universidad Complutense. Jamás hubiera caído Virginia Raggi en tal radicalismo. «Para Roma, la verdadera revolución es la normalidad», aseguró la candidata del M5E, escribiendo en su página de Facebook: «Una ciudad que funciona no es de derechas ni de izquierdas. Es una ciudad 5 estrellas».

Raggi y Maestre se parecen en el físico: son bellas y telegénicas. Difieren en todo lo demás: La concejal madrileña se ha hecho notar con acciones polémicas, mientras la católica Virginia Raggi lleva meses buscando consenso de todos, desde la izquierda a la derecha, para mostrar que representa un cambio y una novedad, partiendo de la consideración de que «la normalidad hoy es revolucionaria». El estilo de Rita Maestre no triunfaría en Italia, donde cuentan muchísimo las formas. En cambio, la representante del M5E infunde hoy temor a Matteo Renzi, porque si conquista Roma, sería una dura derrota para el primer ministro.