La policía turca detiene a Ali Agca tras revocar la Corte Suprema su liberación

EFE/Ankara
Actualizado:

Ali Agca, el hombre que disparó contra el Papa, volverá hoy a prisión al haber sido detenido en Estambul después de que la máxima instancia judicial turca revocase la decisión que le puso en libertad el pasado doce de enero.

Según explicó el gobernador de Estambul, Muammer Guler, las fuerzas del orden encontraron a Agca en su domicilio y éste no opuso ninguna resistencia a su captura.

Agca fue trasladado desde el lugar de su detención a la central de policía de la ciudad donde, tras el pertinente reconocimiento, será trasladado a prisión, añadió el responsable turco.

"Os estaba esperando", dijo Agca a los policías que acudieron a detenerle cuando les vio en la puerta de su casa, informó la cadena de televisión NTV.

Entonces, el hombre que disparó contra el Papa Juan Pablo II "empezó a decir algo sobre la justicia, pero decidió callarse. Los agentes ataron sus manos y le condujeron al coche patrulla", detalló el medio.

La decisión de la Corte Suprema, tomada por unanimidad, es inapelable, por lo que Agca, ingresará en prisión a lo largo de la noche de hoy.

Tras su salida de prisión, el ministro de Justicia turco, Cemil Cicek, solicitó su vuelta a la cárcel al alegar que el cálculo de la condena cumplida por el recluso había sido hecho de forma errónea. Agca cumplía condena en Turquía por el asesinato del periodista turco Abdi Ipekci.

Según el veredicto de la máxima institución judicial turca, el tiempo que Agca pasó encarcelado en Italia por el intento de asesinato del Papa fue reducido del tiempo de condena por el atentado contra el periodista turco, lo que va en contra de la legislación del país.

La Corte Suprema decidió hoy que los 20 años de prisión que Agca pasó en Italia no deben ser deducidos de la condena a 36 años de cárcel que se le impusieron por los crímenes cometidos en Turquía. A comienzos de semana, el ministro de Justicia señaló que, según sus cálculos, Agca debería permanecer en prisión hasta el año 2010 aunque Hikmet Sami Turk, anterior responsable de la cartera y autor de la ley de amnistía de 1999 bajo la que se liberó a Agca, el preso debería cumplir condena hasta 2014.

Pese a las especulaciones que inundaron la prensa turca sobre una posible huida de Agca, su captura se produjo poco después de que se revocase su liberación ya que se encontraba en el lugar donde vive en Estambul.

El primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, señaló, tras la decisión judicial, que el ministerio de Justicia se había limitado a actuar de acuerdo a la legalidad y que todo se ha realizado "de acuerdo a las leyes".

Tras su salida de la cárcel, seguida por las televisiones internacionales, Agca fue trasladado a un hospital militar para que se le realizasen los exámenes pertinentes que dictaminaran si estaba en condiciones de cumplir con el servicio militar.

Después de las pruebas, que le eximieron del cumplimiento del servicio, Agca desapareció en Estambul y se negó a aparecer en ninguna televisión, radio o periódico, pese a las importantes ofertas recibidas.

Según el primer canal de la televisión rusa, Agca dirigió una carta a los principales medios de comunicación en las que se ofrecía a conceder una entrevista, a cambio de cinco millones de dólares, en la que desvelaría el secreto que hasta ahora no ha querido contar: quién le encargó atentar contra el Sumo Pontífice.