macabro hallazgo en nantes

La Gendarmería busca en el sur de Francia al padre sospechoso de matar a su familia

El vehículo del hombre, que fantaseaba con ser agente secreto, ha aparecido en el aparcamiento de un hotel en el otro extremo del país

AFP
nantes Actualizado:

Los investigadores buscan activamente en el sur de Francia a Xavier Dupont de Ligonnes, de 50 años, el hombre que ha desaparecido misteriosamente después de que los cuerpos de su esposa y sus cuatro hijos de 13 años a 20 años fueran hallados enterrados en el jardín de la casa familiar en Nantes.

El padre, descendiente de la nobleza francesa, está siendo buscado intensamente para esclarecer la suerte de su familia, que fue tiroteada y cuyos cuerpos fueron cubiertos con cal antes de ser enterrados en una fosa en el jardín. Todos murieron de igual forma. La madre, Agnés (49 años), vigilante en un colegio, y sus cuatro hijos, Arthur (21 años), Thomas (18 años), Anne (16 años) y Benoit (13 años), que llevaban desaparecidos desde el 4 de abril.

Este viernes, uno de los vehículos de la familia, un Citroen C5, fue descubierto en el aparcamiento de un hotel en Roquebrune sur Agens, en el sureste de Francia, donde la familia había vivido antes de instalarse en Nantes, en el otro extremo del país. Además, la policía ha interrogado al personal del establecimiento hotelero en el cual supuestamente el hombre pernoctó el 14 de abril.

Las investigaciones se orientaron hacia esa zona a raíz de una extracción de dinero efectuada en esa ciudad el jueves 14 de abril, precisó una fuente cercana a las investigaciones. "Todo es posible" pues la situación es aún "confusa", indicaba otra fuente cercana a las pesquisas.

Enormes bolsos en el coche

Un vecino de la familia, Fabrice, explicó que hace 15 días vio a Xavier de Ligonnès vestido con un 'short' y zapatos naúticos colocando "enormes bolsos en el coche", un "C5". Añadió que a su esposa, Agnès, madre de los cuatro hijos, la vio por última vez el domingo 4 de abril. A partir de esa fecha la familia ya no fue vista de nuevo. Fabrice aseguró que "días después", los dos perros labradores "ladraron a muerte durante toda la noche, y luego, silencio absoluto".

Lejos de pensar en un ataque de locura, los investigaciones parecen inclinarse hacia un escenario preparado minuciosamente: el contrato de alquiler de la vivienda fue rescindido, y los amigos y la dirección de la escuela a la que iban los más pequeños fueron advertidos por carta de que la familia se mudaba al extranjero.

Decía ser agente secreto

Uno de los primeros elementos que llamó poderosamente la atención de la policía fueron las explicaciones que el padre de familia, que afirmaba ser agente secreto, habría dado a su entorno: desde el traslado profesional a Australia o Estados Unidos en el marco de un "programa de testigos protegidos".

Los investigadores están además elaborando un estudio de personalidad del padre para intentar determinar algunos elementos que todavía son confusos.

Según el fiscal de Nantes, Xavier Ronsin, el hombre estaba a menudo ausente del hogar familiar por razones profesionales. Castaño de cabello corto, cara redonda y gafas con el marco de metal, Xavier Dupont de Ligonnès habría sido gerente de una pequeña empresa cerca de Pornic, en inmediaciones de Nantes. Pero también fue presentado como comercial "en el turismo" o "en la hostelería", según otras informaciones recogidas por la Policía.