Se busca a dos jóvenes que se creían desaparecidos por el homicidio de tres personas en Canadá

La Policía desvela que se les ha visto viajando en otro vehículo y advierte de que podrían ser peligrosos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tres asesinatos y dos desapariciones en el norte de la provincia de la Columbia británica, una remota zona de Canadá fronteriza con Alaska (EE.UU.), llevó al país a temer en la existencia de un asesino en serie. Sin embargo, la investigación policial ha desvelado que los dos jóvenes estadounidenses a los que se buscaba después de hallar su coche incendiado cerca del lugar donde fueron encontrados los cadáveres han sido vistos viajando en otro vehículo.

Kam McLeod, de 19 años, y Bryer Schmegelsky, de 18, se han convertido ahora en los posibles sospechosos de la muerte de la estadounidense Chynna Deese, de 24 años, y el australiano Lucas Fowler, de 23, el pasado 14 de julio. El homicidio de esta pareja de turistas estaría relacionada además con el asesinato de otra persona a unos 500 kilómetros al sur de donde aparecieron sus restos.

Según indicaron familiares y la propia Policía canadiense, Deese y Fowler eran una pareja de entusiastas viajeros que se conocieron en 2017 en Europa y que habían decidido viajar a Alaska recorriendo la costa oeste de Canadá.

Tras casi dos semanas de viaje, la pareja llegó a las cercanías del parque natural Liard River Hot Springs, a unos 150 kilómetros de la frontera con Alaska. La furgoneta en la que viajaban se estropeó poco antes de llegar al parque natural y, aunque varias personas ofrecieron ayuda a la pareja, Deese y Fowler la declinaron creyendo que podrían resolver el problema mecánico.

El 15 de julio, la Policía Montada de Canadá descubrió sus cadáveres tiroteados junto a la carretera, cerca de la furgoneta. En la zona, la Policía encontró otro vehículo incendiado, el de McLeod y Schmegelsky, y durante su búsqueda descubrió en las cercanías de la localidad de Dease Lake el cuerpo de la tercera víctima, un hombre sin identificar de entre 50 y 60 años de edad.

En el curso de la investigación, la Policía difundió el retrato robot de un hombre con barba, piel oscura y gorra de tipo militar, que podría haber sido una de las últimas personas que habló con la pareja asesinada. Según recoge Efe, las autoridades quieren hablar con él porque se le vio charlando con Fowler. Los sospechosos son ahora los dos jóvenes estadounidenses desaparecidos. La Policía advierte de que pueden ser peligrosos.