Los muñecos de Jair Bolsonaro, su esposa Michelle, y el increíble Hulk, durante los carnavales en Brasil
Los muñecos de Jair Bolsonaro, su esposa Michelle, y el increíble Hulk, durante los carnavales en Brasil - EFE

POLÉMICABolsonaro publica un vídeo obsceno para criticar el carnaval brasileño

La fiesta más popular de Brasil se ha cebado con el nuevo gobierno y su presidente

Corresponsal en Sao PauloActualizado:

El fin de un carnaval lleno de críticas y sátiras contra su Gobierno, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, levantó una nueva polémica al publicar un vídeo obsceno y escatológico en su cuenta Twitter. El objetivo del mandatario, un conservador declarado, era criticar el carnaval, la fiesta más popular de Brasil, que termina este miércoles.

El vídeo de escenas fuertes y desagradables muestra dos hombres realizando fetiches pornográficos, que supuestamente ocurrieron a plena luz del día en una fiesta callejera en el centro de São Paulo. En las imágenes, que no eran conocidas antes de la difusión por parte del presidente, un hombre se masturba y deja que otro le orine la cabeza, un fetiche llamado “golden shower” en inglés.

«No me siento cómodo mostrando esto, pero tenemos que exponer la verdad (sobre el Carnaval) para que la población lo conozca y decida sus prioridades», explicó Bolsonaro sobre el motivo de la publicación.

«Muchas fiestas callejeras del carnaval brasileño se han convertido en eso», generalizó Bolsonaro sobre las celebraciones de este fin de semana, donde el tema común no fueron los fetiches, raros de ver, sino más bien las críticas a su Gobierno, que entra en su tercer mes esta semana. Durante las fiestas, Bolsonaro fue insultado por multitudes que coreaban lemas contra su gestión. El más popular fue: «Doctor, no me equivoco, Bolsonaro es miliciano», en referencia a las sospechas e investigaciones que apuntan vínculos de su familia con grupos paramilitares.

La difusión de las escenas en la cuenta presidencial echó más leña a la hoguera, provocando un fuego que viene derritiendo la popularidad del mandatario recién electo. En los primeros dos meses su popularidad está en 38%, la más baja de un inicio de Gobierno en Brasil en las últimas tres décadas.

Presionado por cuestionamientos, Bolsonaro atacó a los periodistas y preguntó en Twitter a los internautas que era «Golden Shower» (lluvia dorada), generando más comentarios e incluso una etiqueta que pedía su destitución, una de las más tuiteadas este miércoles de ceniza.

Los carnavales de las calles y de las tradicionales Escuelas de Samba, fueron duros con el Gobierno, valiéndose de la ironía y de los disfraces para la crítica política. Los disfraces de Naranjas, la jerga para testaferro, fueron los más populares, y un ataque directo al primer escándalo de corrupción de Bolsonaro.