Pokémon Go llega a las zonas más destrozas por la guerra en Siria

Las lágrimas de Pikachu no son reales. Tampoco encontraremos a ningún jugador buscando en Siria a...

ATLAS ESPAÑA
Actualizado:

Las lágrimas de Pikachu no son reales. Tampoco encontraremos a ningún jugador buscando en Siria a esta criatura. Sin embargo, lo que les sucede a miles de niños sirios, eso sí que es realidad aumentada a lo bestia. El ejército libre sirio aprovecha el tirón del juego para remover conciencias. Las fotos de estos niños sujentando un folio con los personajes del  juego y con frases como "ven a salvarme, estoy en Idlib" son toda una bofetada de realidad. La poderosa campaña se ha hecho viral y vuelve a poner el foco en una guerra eterna. Más de cinco años de conflicto en el que han muerto 470 mil  personas y que ha forzado la huida de casi cinco millones más. La mitad, son niños.