El Poder Electoral de Ecuador da por inevitable la segunda vuelta de las presidenciales

El presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Juan Pablo Pozo, admite que «no es posible» un cambio de tendencia en el recuento total

Corresponsal en QuitoActualizado:

Las declaraciones este martes del presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Juan Pablo Pozo, no fueron contundentes, pero de lo que dijo se puede concluir que en Ecuador habrá segunda vuelta de las presidenciales. En un ambiente de tensión en el país, Pozo hizo esperar una hora y media para dirigirse a la nación por radio y televisión. Finalmente lo hizo y afirmó que «las tendencias de los dos candidatos finalistas son claras»; que lo que falta por contabilizar «no cambiarían la tendencia». Cuando le preguntaron si significaba que habría segunda vuelta, el presidente del CNE respondió que «sí». Y cuando le insistieron que por qué no lo anunciaba directamente, contestó que había que esperar a contabilizar el 100% de las actas.

Las redes sociales se incendiaron con críticas de todo tipo por esta ambigüedad. No faltó quien señalara que la rueda de prensa fue para intentar desmovilizar a la gente que permanecía junto al CNE. Muchos otros, en cambio, dieron por sentado que habrá segunda vuelta, ya que las cifras, dadas por el propio Pozo, son contundentes: Lenín Moreno (de Alianza País, en el poder) consiguió el 39.20% de los votos, mientras que Guillermo Lasso (Suma-CREO, oposición conservadora), alcanzó el 28,37%.

El matemático-estadístico Wilson Mariño, que ha hecho todos los cálculos y simulaciones, cree que Moreno no podrá llegar al 40%. Que, aunque tenga una excelente votación, solo podría sumar unas décimas más a lo que tiene ahora. Eso significa que no cumple uno de los requisitos para ganar en primera vuelta: tener más de 40% de los sufragios y 10 puntos de diferencia con el que le sigue.

Vigilia en las calles

Mientras en el CNE se contabilizaban los votos, en el exterior de la sede electoral cientos de ecuatorianos continuaron este martes la vigilia. Con banderas de Ecuador, de Quito y del movimiento CREO, gritaron consignas y exigían los resultados. A mediodía cantaron el himno nacional. La gente aplaudió cuando subió a la improvisada tarima el reconocido diplomático Francisco Salazar Alvarado, que a sus 87 años no dudó en unirse a la convocatoria por la democracia. «No podemos permitir que se burlen de la expresión del pueblo», afirmó.

Amas de casa, taxistas, dirigentes políticos y empresarios se acercaron al lugar de la vigilia. «No quise perderme el estar aquí defendiendo la democracia, aunque tenga que regresar a la oficina a trabajar por la noche», explicó Jorge, mientras buscaba a sus dos hijas. Ellas estaban desde el domingo por la noche, comentó.

Sentada en la vereda, Teresa, una mujer de mediana edad, contó que por WhatsApp enviaba fotos a sus amigas y les animó a que se unieran a las jornadas. Ya estaban en camino.

Temen que el clima político se caldee si no se anuncian pronto los resultados

Varias emisoras de radio desafiaron la Ley de Comunicación y abrieron los micrófonos para que la gente se expresase. Invitaron también a expertos que analizan el ambiente político del país que, por momentos, se siente que podría caldearse, si no se anuncian pronto los resultados oficiales. El lunes comunicaron que se divulgarían en «un promedio de tres días».

Por la mañana, en una intervención en radio Democracia, desde Guayaquil, su ciudad natal, Guillermo Lasso anunció que viajaría a Quito para por la tarde unirse a los ecuatorianos que defienden la democracia junto a la sede del CNE. Ello motivó que partidarios y simpatizantes se dirigieran también a la avenida 6 de Diciembre, donde está el organismo electoral.

Temprano, por la mañana, el expresidente de la República Gustavo Noboa Bejarano manifestó en el canal Ecuavisa que «están amañando la voluntad popular para tapar todo lo que se sabe sobre la corrupción más grande de la historia del Ecuador».