Plante de los laicos a los islamistas en el nuevo Congreso egipcio
Discusiones entre parlamentarios islamistas y laicos en la votación para la Constituyente egipcia - EFE

Plante de los laicos a los islamistas en el nuevo Congreso egipcio

Liberales y socialdemócratas abandonan la Cámara en protesta por las «maniobras» de los Hermanos Musulmanes para controlar la futura Asamblea Constituyente

corresponsal en el cairo Actualizado:

La votación para elegir al centenar de miembros de la Asamblea Constituyente que deberán redactar la Carta Magna que modelará el futuro de Egipto no ha hecho sino poner de relieve la profunda brecha que existe en el Legislativo entre laicos e islamistas. Las dos cámaras del Parlamento se reunieron hoy para elegir quién formará parte de esta asamblea, que estará formada por 50 diputados y por 50 miembros de instituciones de sociedad civil, universidades o personalidades egipcias.

Los diputados laicos tildaron de “farsa” el proceso de selección de los miembros de la Asamblea, y aseguraron que los islamistas, entre ellos la marca política de los Hermanos Musulmanes, el Partido Libertad y Justicia, y los grupos salafistas como Al Nur han intentado monopolizar el proceso. Miembros de partidos laicos y liberales como Los Egipcios Libres o el Partido Socialdemócrata abandonaron el pleno en protesta. A las puertas del centro de convenciones donde se reunían los diputados, un millar de manifestantes protestaba por lo que consideran un abuso de los partidos de corte religioso, que intentan “dominar la Constitución”, podía leerse en algunas de las pancartas.

Los islamistas controlan ambas cámaras, y tendrán un gran peso en el nuevo órgano que decidirá cuestiones tan importantes como el equilibrio de poder entre la Presidencia y el Parlamento o cuánta influencia tendrá la religión en el sistema judicial.

Los miembros se elegirán de entre más de mil candidatos y la Constitución deberá de ser ratificada en un referéndum. Todo el proceso, sin embargo, está siendo muy controvertido, y varios jueces izquierdistas ya han presentado recursos contra la decisión adoptada en el Parlamento de que la mitad de los miembros de la asamblea sean diputados.