«Judío» escrito en la pared de la casa de Latifa Ibn Ziaten
«Judío» escrito en la pared de la casa de Latifa Ibn Ziaten - AFP

Pintan la casa en Francia de una víctima del terrorismo con inscripciones antisemitas

Latifa Ibn Ziaten es madre del primer soldado asesinado por el yihadista francoargelino Mohamed Merah en 2012

AFP
ParísActualizado:

La casa de Latifa Ibn Ziaten, madre de una de las víctimas de Mohamed Merah, el terrorista francoargelino que mató a siete personas en el 2012 incluyendo a tres niños de un colegio judío de Montauban, Francia, fue pintada en la noche de domingo al lunes cerca de Rouen con amenazas e inscripciones en favor del asesino yihadista, según informa la agencia de prensa «AFP».

Como muestran las fotografías consultadas por la agencia francesa, se puede leer en varias paredes de la casa «será pronto tu turno judío de m.», «Viva Merah» o «sucio judío». La policía, que ha confirmado la información a «AFP», comprobó los hechos en la mañana de hoy.

«Cuando me desperté esta mañana y encontré estas pintadas en las paredes de mi casa, entré en estado de shock. Una vez más, me toman por objetivo. Presenté una denuncia y espero que los culpables sean encontrados y castigados por su acto de odio» tuiteó la señora Ibn Ziaten.

«Mi clienta no se siente segura, está angustiada y conmocionada. El odio esta regresando a Francia», dijo Samia Maktouf, la abogada de Latifa Ibn Ziaten, quien presentará una denuncia por «apología al terrorismo, amenazas de muerte y violación del domicilio» en la sección antiterrorista del fiscal de París. «Le pido al Ministerio del Interior, dada la seriedad de esta amenaza, que se extienda la custodia de mi clienta adentro de su casa y no solamente cuando se desplaza», agregó al abogada.

Reacciones nacionales

Latifa Ibn Ziaten es la madre de Imad Ibn Ziaten, la primera víctima del yihadista Mohamed Merah quien, en marzo de 2012, mató a tres soldados, antes de entrar en la escuela judía Ozar Hatorah, en Montauban y asesinar a un maestro de religión, sus dos hijos y una niña de 7 años. Muy activa en los medios de comunicación, Ziaten aboga por la laicidad y se ha convertido en un símbolo de la lucha contra la radicalización. En 2016, fue amenazada en las calles de Carcassonne, en Francia, por el yihadista Radouane Lakdim, quien en marzo de 2018 asesinó a cuatro personas, incluido el gendarme Arnaud Beltrame.

Las reacciones políticas no tardaron en Twitter. El ministro francés del Interior, Christophe Castaner, dijo que estaba «indignado» por estos «mensajes de odio». Habló con la señora Ibn Ziaten para expresarle su «determinación de llevar ante la justicia a los perpetradores de esta infamia».

El diputado republicano Eric Ciotti también declaró que «los perpetradores de estos monstruosos ataques deben responder por sus acciones». Yannick Jadot, líder de los ecologistas franceses, tuiteó «Latifa Ibn Ziaten, madre del primer soldado asesinado por el terrorista Mohammed Merah, trabaja incansablemente para reconciliar a los habitantes de Francia y traer un mensaje de paz».