Viaje de Obama a Cuba

«Perdí la mano a machetazos por pedir una escuela en el barrio»

Sirley Ávila se recupera en Miami de las heridas sufridas por desafiar a las autoridades cubanas

CORRESPONSAL EN MIAMIActualizado:

Sirley Ávila León era la delegada del Poder Popular en el barrio Limones del municipio de Majibacoa, en la provincia de Las Tunas, en la zona oriental de Cuba. Es decir, la representante del gobierno en su vecindario. Pero cayó en desgracia cuando, tras el cierre de una escuela primaria, se empeñó en pedir su reapertura ante el Consejo de Estado y otros órganos nacionales. Hasta una docena de veces reclamó que se reabriera el centro escolar. Eso le valió que la tildaran de «contrarrevolucionaria» y que sufriera «varios intentos de asesinato», aseguró este domingo a ABC sentada en una silla de ruedas por las heridas sufridas en uno de los ataques. Ayer encabezó una marcha por las calles de la Pequeña Habana contra la visita de Obama a Cuba.

Según relata Ávila, divorciada de 56 años, las autoridades cubanas le «infiltraron» un matrimonio en la finca que poseía y que era su medio de vida. «Tenían todo preparado acabar con mi vida», señala.

El 24 de mayo de 2015, recuerda, la atacaron a machetazos y, tratando de protegerse la cabeza, perdió la mano izquierda, donde un muñón permanece ahora como recuerdo de la agresión. Además, sufrió heridas en uno de sus hombros, el húmero del brazo derecho y en las dos rodillas, motivo por el cual ayer todavía no podía caminar por sí misma. «Gracias a los vecinos estoy viva», asegura. Ella no tiene dudas de que la agresión fue por parte de los servicios de seguridad del Estado cubano.

Tras la agresión padecida, cuenta que «han acabado con todo» en su finca. «Me han robado todo», denuncia. El pasado 8 de marzo llegó a Miami gracias a una misión humanitaria para tratar de restablecer su salud en lo posible.

Sirley Ávila señala que «después de que comenzaron las relaciones con Obama, el régimen totalitario apretó más contra los que luchan por un verdadero estado de Derecho en Cuba».

Según indicó a este diario, ayer acudió al acto en la Pequeña Habana para manifestar su apoyo al pueblo cubano, «para que no se deje engañar por cambios cosméticos». La marcha se producía solo unas horas antes de que Barack Obama aterrizara con el Air Force One en La Habana, en la primera visita de un presidente de EE.UU. en 88 años.

«Obama nos ha fallado»

A su juicio, «todo esto –en alusión al viaje del mandatario estadounidense a la isla– es una falacia». Para ella, «esta amistad de Obama no va a llevar el bien al pueblo cubano».

Al comienzo de la marcha en protesta por la visita, tomó el micrófono y aseguró sentir «vergüenza» de que Obama y los congresistas que le acompañan hayan «fallado» a los cubanos que luchan por tener un Estado de Derecho en la isla. Según recordó, el presidente estadounidense había prometido que «hasta que hubiera un cambio en Cuba él no la visitaría».

Sirley Avila León recorrió a continuación, junto a varios cientos de opositores al régimen castrista, la distancia entre el Monumento a los Mártires de la Brigada de Asalto 2506, en la célebre Calle Ocho, donde tiene su centro histórico el exilio cubano en Miami, y la Casa del Preso Cubano, una especie de santuario dedicado a aquellos que han dado su vida por la causa de la libertad en la isla.