El Pentágono anuncia el envío de tropas adicionales al golfo Pérsico

LEsta ha sido la respuesta estadounidense a distintos actos de sabotaje registrados en aguas del golfo Pérsico y a la amenaza del Gobierno de Irán de bloquear el estratégico estrecho de Ormuza

Actualizado:

Estados Unidos enviará tropas adicionales, así como equipamiento militar, a Arabia Saudí con el fin de fortalecer su política de «disuasión» en la región del golfo Pérsico ante «la aparición de amenazas creíbles», informó el Pentágono, en clara referencia a la escalada de tensión con Irán.

«Por invitación y en coordinación con del Reino de Arabia Saudí, el secretario de Defensa ha autorizado el envío de personal y recursos a Arabia Saudí», anunció en un comunicado el Mando Central de las Fuerzas Armadas de EE.UU. (CentCom).

«Esta acción -añade la nota- nos dota de una mayor capacidad de disuasión y garantiza nuestra capacidad de defender a nuestras tropas y nuestros intereses en la región ante la aparición de amenazas creíbles». De acuerdo con el CentCom, que no dio cifras específicas, esta maniobra dará una mayor «profundidad» a sus redes operacionales y logísticas.

Hace dos días la cadena CNN aseguró que la cartera de Defensa estaba preparando el envío de 500 soldados a la base aérea Príncipe Sultán, en Arabia Saudí, para reforzar su presencia militar en la región ante la escalda de tensión con Irán.

Fuentes del Pentágono consultadas por Efe no quisieron confirmar dicha información, pero señalaron que el Ejército «trabaja constantemente en la gestión» de las tropas estadounidenses en la región. En su comunicado de este viernes, el CentCom sostuvo que aún está «trabajando» con las autoridades saudíes para determinar las «localizaciones apropiadas».

La tensión entre Irán y EE.UU. ha aumentado a raíz de que la Casa Blanca anunciara, en mayo del año pasado, su decisión de abandonar el denominado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), como se conoce técnicamente al acuerdo multilateral nuclear con Irán que fue impulsado por la anterior Administración de EE.UU.

En las últimas semanas el Pentágono ha reforzado su presencia militar en la zona con el envío del portaaviones USS Abraham Lincoln, el buque de asalto anfibio USS Arlington, un sistema de misiles Patriot y cuatro aviones bombarderos B-52 con capacidad nuclear.

Esta ha sido la respuesta estadounidense a distintos actos de sabotaje registrados en aguas del golfo Pérsico y a la amenaza del Gobierno de Irán de bloquear el estratégico estrecho de Ormuz, por el que cruza una gran parte del crudo mundial.