La líder de Agrupación Nacional, Marine Le Pen - AFP

ELECCIONES EUROPEASMarine Le Pen gana las europeas en Francia con dos puntos más que Macron

La Agrupación Nacional repite su victoria de 2014 y obtiene entre el 23% y el 24% de los sufragios

Corresponsal en París Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Aldabonazo político en Francia. La extrema derecha de Marine Le Pen ha sido el partido más votado en las elecciones europeas, relegando al partido de Emmanuel Macron a un humillante segundo puesto. Hundimiento histórico de las izquierdas y la derecha tradicional.

Según las primeras estimaciones oficiosas de BFMTV (primera cadena de tv nacional, privada), Agrupación Nacional (AN, extrema derecha), el partido de Marine Le Pen, habría sido votado por el 24,20% de los electores franceses, convirtiéndose en el primer partido de Francia, con muchas aspiraciones europeas.

Según la misma fuente, sólida y tradicionalmente bien informada, La República En Marcha (LREM, derecha reformista), el partido de Emmanuel Macron, solo habría conseguido el 22,40% de los votos. El presidente de la República sufre una humillación grave, tras haber confesado que aspiraba estar al frente del primer partido de Francia.

La izquierda histórica es víctima de un hundimiento sin paliativos. El Partido Socialista (PS) habría sido votado por un 6,20 % de los votos. El peor resultado de su historia en unas elecciones europeas.

El PCF se instalada en el puesto de un grupúsculo insignificante, con un 2,6%. Hundimiento implacable.

La Francia Insumisa (LFI, extrema izquierda populista) tampoco se se salva del hundimiento de las izquierdas francesas, consiguiendo un 6,20%. Muy por debajo de sus aspiraciones.

Contra todo pronóstico, la lista Europa Ecología consigue un estimulante 12,70 % de los votos, convirtiéndose en el tercer partido de Francia.

Los Republicanos (LR, derecha tradicional), el partido huérfano de Nicolas Sarkozy, apenas consigue un 8,50% de los votos. El peor resultado histórico del centro derecha francés, que tuvo días de gloria con Valery Giscard d’Estaing, Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy.

La confirmación de la extrema derecha de la familia Le Pen como primer partido de Francia, relegando al partido de Macron a un humillante segundo puesto, es un aldabonazo que confirma una «recomposición» profunda del paisaje político nacional.