La líder de la Agrupación Nacional, Marine Le Pen
La líder de la Agrupación Nacional, Marine Le Pen - AFP

El partido de Marine Le Pen, al borde de la bancarrota

La incautación de dos millones de euros a la Agrupación Nacional abre una nueva crisis

Actualizado:

El partido de la familia Le Pen se verá obligado a cerrar un tercio de las oficinas del partido en toda Francia, tras el embargo judicial (provisional) de dos millones de euros, decidido por los jueces que siguen instruyendo el escándalo de los empleos ficticios del exFN, que habría utilizado los fondos del Parlamento Europeo (PE) para pagar a militantes y dirigentes.

La incautación de dos millones de euros de los fondos propios de la Agrupación Nacional (AN) se decidió judicialmente el mes de julio pasado, pero sus consecuencias han comenzado a estallar en vísperas de la nueva temporada política.

Más de 40 empleados del partido corren el riesgo de perder sus puestos de trabajo. Muchos de ellos hace meses que no cobran o cobran con retraso unos salarios que han sido «recortados» por razones presupuestarias.

La AN tiene una nómina mensual de unos 250.000 euros. Marine Le Pen presentó hace días un recurso contra el embargo provisional de dos millones de euros, pero la dirigente de la extrema derecha francesa ha vuelto a ser convocada por la policía, sin conseguir por ahora que se levante la confiscación provisional de los dos millones de euros.

Marine Le Pen ha denunciado un intento de «asesinato político», pero el riesgo de bancarrota económica coincide con varias crisis políticas de cierto calado.

Un tercio de las federaciones locales de la AN se han visto forzadas a cerrar, sin dinero para pagar los locales, sin militantes dispuestos a seguir defendiendo las ideas del partido.

Según varias estimaciones oficiosas, la nueva AN ha perdido aproximadamente la mitad de los militantes que tenía el difunto FN hace apenas un año, cuando estalló la gran crisis de fondo del partido de la familia Le Pen.