Vídeo: Theresa May y el Brexit se acercan al precipicio

May podría perder hoy por un margen de 90 votos su acuerdo del Brexit

El Gobierno afronta una más que probable derrota, que conllevaría desde un aplazamiento de la salida hasta la convocatoria de otro referéndum

LondresActualizado:

Y llegó el día D para la política británica. El Parlamento del Reino Unido decide hoy el devenir del país para los próximos años y se debatirá entre el acuerdo de Theresa May, que pocos quieren en las islas, o apostar por otra opción (sea cual sea) para cerrar el proceso del Brexit que comenzó con la victoria de la salida de la Unión Europea en el referéndum de junio de 2016 .

Todo hace indicar que los diputados británicos rechazaran el pacto, se calcula que May perderá por un margen de unos 90 votos, y será entonces cuando se precipiten los acontecimientos. Todas las opciones posibles están sobre la mesa , desde un posible retraso de la fecha de salida oficial, 29 de marzo (horario británico), hasta devolver la decisión al pueblo y convocar un segundo referéndum, pasando por acabar abruptamente con la relación de 48 años con la Unión Europea. Sin olvidar tampoco la sombra de unas elecciones generales anticipadas que podrían darse si el Partido Laborista consigue sacar adelante la moción de censura contra el Ejecutivo que planteará en algún momento en los próximos días.

El resultado definitivo de la votación no se conocerá hasta la noche, aproximadamente a las 23 horas en España, aunque el meollo del asunto comenzará tres horas antes. En ese periodo de tiempo los diputados británicos debatirán sobre varias enmiendas que han presentado tanto laboristas como conservadores (en algunas de ellas conjuntamente) antes de comenzar la votación clave en la que sus señorías decidirán sin aprueban el acuerdo alcanzado con Bruselas por Theresa May también y también la «declaración política» jurídicamente no vinculante que el Reino Unido y la Unión Europea firmaron y que pone las bases de las negociaciones sobre la futura relación entre ambas partes.

«Un segundo vistazo»

Ante la inminente y humillante derrota que la espera, May lanzó ayer su último órdago para tratar de voltear la situación. En un llamamiento desesperado para recabar los apoyos suficientes que nadie cree posible conseguir en las próximas horas, ni su propio ministro de Exteriores, Liam Fox, la «premier» pedía a sus colegas parlamentarios que echen «un segundo vistazo» a su acuerdo y cambien de opinión. Tirando de retórica cuando ya nada más la queda, May volvía a solicitar que los diputados piensen en los británicos a la hora de decidir.

«Cuando se escriban los libros de historia, los británicos se preguntarán si la decisión de esta Cámara defraudó a los británicos», aseguraba una May que ha ido tornando su discurso y que ha pasado del «un no acuerdo es mejor que un mal acuerdo» de hace menos de un año a afirmar que «salir abruptamente de la UE pondría el futuro de Reino Unido en riesgo».

En la que fue su última intervención ante la Cámara de los Comunes previa a la votación, la «premier» trató de vender a sus colegas conservadores las «aclaraciones» que ha conseguido por parte de Bruselas que las autoridades europeas enviaron mediante carta sobre la «salvaguarda» que evitaría la frontera dura en Irlanda. Unas «garantías legales y políticas» según May que no parecieron convencer a pesar de que la primera ministra se afanó una y otra vez en repetir que Bruselas no tiene intención de activar ese mecanismo y que la solución, si se optase por ella, sería temporal.

Algo que los críticos «tories» y sus socios de gobierno del Partido Unionista Democrático (DUP) quieren ver por escrito y precisado en el documento. La premier admitió que eso no podía hacerlo porque la Unión Europea «no está de acuerdo» en poner una fecha límite.