Panamá concede asilo al director del diario ecuatoriano «El Universo»
Simpatizantes del presidente Rafael Correa queman ejemplares de «El Universo» junto a la Corte Nacional de Justicia este miércoles en Quito - afp
internacional

Panamá concede asilo al director del diario ecuatoriano «El Universo»

El rotativo no recurrirá a la Corte Constitucional de su país porque cree que no es independiente y ha puesto su esperanza en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

efe
panamá/montevideo Actualizado:

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, otorgó este jueves asilo a Carlos Pérez, director del diario ecuatoriano «El Universo», condenado por la Justicia de ese país a tres años de prisión y al pago de 40 millones de dólares por injurias contra el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Una fuente de la Cancillería declaró a Efe que Martinelli concedió el asilo a Carlos Pérez, quien junto a sus hermanos Nicolás y César y el periodista Emilio Palacio, fueron condenados por injurias a Correa el miércoles por el máximo tribunal de Ecuador.

Mientras tanto, en Montevideo, el vicepresidente ecuatoriano, Lenín Moreno, afirmó este jueves que «El Universo» está «en su derecho» de acudir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para pedir medidas cautelares a la sentencia judicial que condenó al rotativo por injurias al presidente.

«Están en su derecho, no faltaba más, están en su derecho, así como estuvo en su derecho el presidente de la República de haberlos acusado de actores coadyuvantes», declaró Moreno a la prensa durante una visita a Uruguay.

El diario ha decidido no recurrir a la Corte Constitucional de su país porque cree que no es independiente, y ha puesto su esperanza en que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emita las medidas cautelares que le han solicitado para detener la ejecución de la condena, según sus abogados.

El artículo de la discordia

La columna, obra de Emilio Palacio y publicada en 2011, afirmaba que en el futuro Correa podría ser acusado de «cometer crímenes contra la Humanidad por haber ordenado fuego a discreción» contra un hospital, en el que estaba retenido el gobernante, lleno de civiles durante una revuelta policial el 30 de septiembre de 2010.