«Paloma», el tercer huracán en dos meses, agrava la economía cubana

«Paloma», el tercer huracán en dos meses, agrava la economía cubana

ABC | CAMAGÜEY
Actualizado:

El huracán «Paloma», el tercer ciclón en visitar la isla caribeña en los últimos dos meses, perdió fuerza ayer y se convirtió en una tormenta tropical en el oriente de Cuba. Pero antes, las lluvias, el viento y las inundaciones dañaron numerosas casas y redes de energía, semanas después de que dos potentes ciclones devastaran la isla. El «Paloma» tocó tierra cubana la noche del sábado con vientos de 200 km/h -categoría 3 en la escala Saffir-Simpson (máximo de 5)- y al atravesar Cuba por la oriental provincia de Camagüey rumbo al Atlántico se fue degradando para convertirse en «zona de bajas presiones».

Tras golpear las Islas Caimán a su paso por el Caribe, el «Paloma» chocó con la tierra muy cerca de Santa Cruz del Sur. Casas y postes eléctricos derribados, calles cubiertas de escombros y lodo, además de desolación y tristeza entre sus pobladores, fue el saldo que dejó el «Paloma» en esta localidad. De ese poblado, de 25. 000 habitantes, fueron evacuadas más de 10.000 entre quienes residían en zonas bajas o en casas que se estimaba no podrían soportar la fuerza de los vientos o las penetraciones del mar, de kilómetro y medio tierra adentro.

Más de medio millón de personas que fueron evacuadas de pueblos del oriente comenzaron a volver a su viviendas, después de que Defensa Civil levantara la alarma ciclónica. En Camagüey, el río Hatibonico que atraviesa la provincia, creció y se desbordó; muchos municipios quedaron incomunicados por el desbordamiento de los ríos. «Los mayores daños que tenemos se han producido en los circuitos de distribución de electricidad, en los postes cerca de las casas», dijo el director de la estatal Unión Eléctrica.

Tras el «Ike» y el «Gustav»

Éste es el tercer huracán que golpea directamente a Cuba en dos meses. El «Ike» y el «Gustav» arrasaron todo el país, dejaron siete muertos y unos 9.000 millones de dólares en pérdidas. Medio millón de viviendas quedaron destruidas o dañadas, así como buena parte de la infraestructura económica. «Será otro duro golpe para la economía, pero tenemos que aceptarlo y reponernos inmediatamente. No hay otra solución y eso depende de nosotros. No podemos permitir que haya desaliento, que nadie pueda pensar que no vamos a salir adelante, todo lo contrario», dijo el número dos del gobierno cubano, José Ramón Machado.

Fidel Castro, alejado del poder por enfermedad, pidió el sábado a los cubanos en un artículo de prensa que no se desanimen ante el golpe del tercer ciclón. El «Ike» y el «Gustav» arrasaron miles de hectáreas de cultivos, lo que mantiene a la isla con una seria escasez de productos agrícolas, y provocará una desaceleración del ritmo de crecimiento de la economía, que sería del 4 por ciento del PIB, casi la mitad de lo previsto.

Rusia confirmó ayer que otorga un crédito de 20 millones de dólares a Cuba como parte de una decena de acuerdos sobre petróleo, minas y transporte, firmados por el viceprimer ministro ruso, Igor Sechin, quien se reunió con el presidente Raúl Castro en un viaje relámpago que concluyó ayer, después de visitar a Hugo Chávez en Venezuela y a Daniel Ortega en Nicaragua. El crédito ruso está destinado a la compra de equipos en Rusia, heredera de la antigua Unión Soviética, y de la que Cuba posee aún mucha tecnología resultado de 30 años de estrecha alianza. Los otros acuerdos, firmados por Sechin y el vicepresidente Ricardo Cabrisas, se refieren a la compra de piezas de coches, ensamblaje de camiones, cooperación en las industrias petrolera y de níquel y suministro de trigo ruso a Cuba.