Base aérea de Powidz
Base aérea de Powidz

La OTAN financiará una base de EE.UU. en Polonia

Ha aprobado invertir más de 260 millones de dólares (unos 232 millones de euros) en la construcción de infraestructuras para el despliegue militar norteamericano

Actualizado:

El anuncio formal hecho ayer por el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, puede considerarse como un claro gesto de la organización militar para intentar apaciguar al presidente norteamericano Donald Trup en el aspecto que más le preocupa a la Casa Blanca y que es el de los gastos de defensa. Se trata de la financiación directa por parte de la OTAN de una de las instalaciones militares que serán utilizadas por Estados Unidos en Europa. En concreto, Stoltenberg dijo que la OTAN ha aprobado invertir más de 260 millones de dólares (unos 232 millones de euros) en la construcción de infraestructuras para el despliegue militar norteamericano en Polonia. Se trata de un hecho poco habitual, puesto que esas instalaciones forman parte de un acuerdo bilateral entre Washington y Polonia, cuya sensibilidad hacia la amenaza rusa es más acusada que para otros países. Van a ser utilzadas por Estados Unidos pero serán sufragadas por los aliados.

La fórmula que se va a utilizar es la misma que ya se desarrolló con profusión durante la Guerra Fría, que consiste en tener almacenados los equipos de grandes unidades en una ubicación avanzada, de modo que los soldados norteamericanos podían atravesar el Atlántico sin cargar más que con el material personal, ya que los vehículos y el armamento pesado estarían en Europa. La diferencia es que en aquella época las bases de almacenamiento estaban en Holanda o en el oeste de Alemania Occidental, dado que la primera línea de fuerzas soviéticas se encontraba en la frontera inter-alemana. Ahora estos almacenes estratégicos se construirán en la base aérea de Powidz, en Polonia, según confirmó Stoltenberg, «Esto financiará el almacenamiento y mantenimiento de equipos militares preposicionados, que acelerarán los refuerzos en Europa» en caso de ataque.

Aunque Stoltenberg -cuyo mandato como secretario general ha asido renovado por dos años más en un gesto inhabitual en la cúpula de la Alianza- no quiso entrar en los cálculos de la reacción que puede tener Ruusia ante esta decisión, es más que probable que no será amistosa. La OTAN va a reforzar también su presencia naval en el Mar Negro en apoyo de Ucrania y Georgia, a pesar de que estos países no son miembros de la Alianza.