Iván Simonovis, junto a su esposa Bonnie
Iván Simonovis, junto a su esposa Bonnie - D.A.

El opositor venezolano Simonovis ofrece detalles de las actividades criminales de Maduro a la CIA

Encarcelado por Hugo Chávez tras el golpe de estado frustrado de 2002, fue indultado por Juan Guaidó en abril

Corresponsal en Washington Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

De todos los lugares del mundo que podría haber elegido, el preso político venezolano Iván Simonovis se ha instalado en Washington por un motivo que no esconde: «Pude haberme ido a cualquier lado, pero estoy aquí porque voy a tener reuniones con representantes del gobierno, del congreso, del departamento de Estado y de las agencias de inteligencia». Su mujer y sus hijos viven en Alemania, pero de momento el comisario Simonovis tiene un trabajo pendiente en la capital de Estados Unidos: ayudar a derribar a Nicolás Maduro.

Es cierto que Simonovis, que fue el policía criminalista más prestigioso de Venezuela, ha estado preso 15 años, encarcelado por Hugo Chávez tras el golpe de estado frustrado de 2002, pero asegura que durante su cautiverio y antes de abandonar el arresto domiciliario en Venezuela habló con «muchas personas, funcionarios y militares, que no están de acuerdo con lo que pasa en el país, y me han suministrado mucha información que he traído acá este país para potenciar expedientes que ya existen e investigaciones sobre otros casos».

Tras pasar más de un mes de incógnito en Estados Unidos, el martes Simonovis emergió en el Capitolio, acompañado del embajador venezolano en EE.UU., Carlos Vecchio, en una serie de reuniones del más alto nivel: el senador Marco Rubio; y los diputados Albio Sires, Debbie Wasserman-Schultz y Debbie Mucarsel-Powell. Este miércoles ha sido recibido en el departamento de Estado, donde se ha visto con el representante especial para Venezuela, el embajador Elliott Abrams. Tiene previsto acudir a la Casa Blanca y a reuniones en el FBI y la CIA.

Terrorismo, guerilla, narcotráfico

Simonovis asegura que la información que ha puesto a disposición del gobierno y la inteligencia norteamericana revela detalles «sobre las operaciones criminales del régimen de Maduro en Venezuela y sus lazos con grupos terroristas, con la guerrilla [colombiana] y con Hizbolá, además de sus actividades de narcotráfico».

El comisario estuvo nueve años en aislamiento casi total, según recuerda «en una mazmorra de dos metros por dos metros, en un pasillo de 35 metros de largo y dos metros de ancho, lo que hizo que mis condiciones físicas desmejoraran muchísimo. Fueron los peores días de mi vida, en todo ese tiempo sólo tuve 33 días de sol». En 2014, diagnosticado de varias enfermedades graves, fue puesto en arresto domiciliario. En Washington le acompaña su mujer, Bonnie.

A Simonovis el chavismo le condenó a 30 años por la muerte de 20 personas durante una carga contra una manifestación a favor del régimen durante el intento de golpe de estado de abril de 2011. El 16 de mayo el presidente encargado de Venezuela, el opositor Juan Guaidó anunció su huida y reveló que le había indultado: «El comisario Iván Simonovis hoy está libre producto de ese proceso de la Operación Libertad que estamos llevando a cabo, había recibido un indulto lamentablemente no ejecutado el 30 de abril de este año, pero hoy está en justa libertad».