Un grupo de venezolanos aguarda autorización para poder cruzar la aduana entre Venezuela y Colombia
Un grupo de venezolanos aguarda autorización para poder cruzar la aduana entre Venezuela y Colombia - EFE

La oposición venezolana exige a Maduro la apertura de la frontera con Colombia

Hace unos días venció el plazo legal para mantener el estado de excepción

Varios parlamentarios denuncian al presidente venezolano por crímenes de lesa humanidad contra ciudadanos colombianos

CARACASActualizado:

La oposición venezolana prepara medidas para abrir la frontera entre Colombia y Venezuela. Walter Márquez, diputado del parlamento venezolano, acudirá a la Fiscalía este martes para introducir una solicitud de restablecimiento del paso fronterizo y denunciar al presidente Nicolás Maduro y al gobernador del estado Táchira, José Vielma Mora, por supuestamente cometer crímenes de lesa humanidad. «Tras el cierre de las vías terrestres entre ambos países, unos 1.500 ciudadanos colombianos fueron deportados de forma ilegal, otros 18.000 salieron de manera voluntaria y unas 250 viviendas fueron destruidas. Todo este desastre sucedió por una orden de Maduro. El gobierno ha violado los derechos humanos. Esta denuncia también será introducida en la Corte Penal Internacional de La Haya antes de que concluya este año», asegura a ABC.

Maduro se ha saltado las leyes. Este 18 de diciembre ha perdido vigencia el decreto ordenado por el régimen para mantener en estado de excepción a varias localidades fronterizas. «El presidente abusa de su poder continuar con el cierre de la frontera y la restricción de garantías. Esta medida es ilegal desde el 19 de diciembre y viola la Constitución de Venezuela, los acuerdos, convenios y tratados internacionales en materia de Derechos Humanos», afirma Márquez.

Escasez en la frontera

El cierre de la frontera colombo-venezolana fue ordenado por Maduro el pasado 19 de agosto para supuestamente frenar el contrabando de alimentos. Pero la medida solamente provocó una crisis diplomática entre ambos países.

La frontera venezolana es un territorio de largas filas para conseguir alimentos y otros productos. El cierre de la frontera no mejoró las condiciones de vida de los venezolanos. Robert Flores, un habitante de del estado Táchira, sigue sin conseguir la leche para sus dos hijos: «No consigo lo que necesito. Maduro ha prometido que se acabaría el desabastecimiento con el cierre de la frontera, pero esto no sucedió».

Los alimentos no es lo único que falta en este país. Las medicinas, los repuestos de automóviles y los productos de aseo personal siguen sin aparecer en Venezuela. «Este fue una medida caprichosa. Nadie ha ganado con esta acción. Solo se han generado más problemas para la población venezolana y colombiana, además de acentuar la crisis económica», apunta Márquez.

Las largas colas en los mercados y las farmacias son los únicos indicadores de la escasez. El gobierno de Maduro se ha dedicado a ocultar esta situación, pues el Banco Central de Venezuela no publica cifras oficiales de inflación y de escasez desde el año 2014. «Intentan tapar el sol con un dedo, pero esto es imposible porque en Venezuela existe una crisis de magnitud dantesca», agrega Márquez.

Reunión de la MUD

Esto, además de la inseguridad y la exorbitante inflación, han pasado factura al gobierno de Maduro en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. El nuevo parlamento, conformado por una mayoría calificada de diputados opositores, ahora intentará frenar la crisis económica en el país caribeño.

Un grupo de parlamentarios electos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se ha reunido ayer para evaluar cuatro proyectos de leyes sociales y económicas que debatirán el nuevo congreso. Los opositores pretenden aprobar una legislación que promueva la producción nacional para aminorar la dependencia de las importaciones. Según el diputado Julio Borges, esta ley sería clave para combatir la crisis, pero ha estado paralizada durante cinco años en el parlamento.