El presidente del Parlamento venezolano, Julio Borges
El presidente del Parlamento venezolano, Julio Borges - AFP

La oposición venezolana denuncia 1,6 millones de votos sospechosos en las regionales

El presidente del Parlamento de Venezuela, Julio Borges, ha afirmado que presentará las pruebas del fraude a observadores internacionales independientes

Actualizado:

El presidente del Parlamento venezolano, Julio Borges, presentó este lunes las pruebas del fraude de las regionales del 15 de octubre, entre las que menciona 1,6 millón de votos sospechosos de ser votos múltiples que no registran identificación dactilar de electores en los cuadernos de votación.

Son muchas las irregularidades que se cometieron ese día, cuando el chavismo obtuvo 18 gobernaciones y la oposición solo 5 estados, por lo que el presidente de la Asamblea Nacional adelantó las más resaltantes en su rueda de prensa.

«Una de las incidencias está relacionada con el voto múltiple. La huella existe para que cada venezolano pueda votar solo una vez, y la tinta indeleble está para que se vea quién votó y no lo haga dos veces», aseguró el parlamentario.

Para ese día el Consejo Nacional Electoral (CNE), controlada por el chavismo, prohibió el uso de la tinta indeleble y dio luz verde para que la gente pudiera votar más de una vez. El sistema es electrónico diseñado por «Smartmatic» y las maquinitas de las huellas dactilares corren por cuenta de la argentina «ExClé».

18 millones de electores; 61% de participación

El presidente del parlamento denunció que hay 1.600.000 personas con las que hubo problemas con sus huellas dactilares, «Eso quiere decir que un grupo votó varias veces e infló esos votos». «Si tomamos 6 estados importantes del país: Barinas, Carabobo, Cojedes, Falcón, Miranda y Vargas. El grupo de personas que posiblemente votó, es mucho más que la diferencia por la cual supuestamente se perdieron esas elecciones», dijo el diputado.

El presidente de la AN, aseguró que en el caso de Miranda, hay al menos 166 mil personas que no se sabe si la huella correspondía al elector. «La diferencia electoral fue de 80.000 votos, el doble de personas que tuvieron problemas en este estado». Aseguró que «todas estas incidencias podrían ser perfectamente verificadas si el CNE, aceptara hacer la auditoría». A su vez, exigió al ente rector el compendio de todas las transacciones, registros, aplicaciones de acceso: antes, durante y después de las elecciones.

Para Borges lo más importante, es que «necesitamos el reporte de las incidencias, que se tramite el número de votos y las incidencias. Tenemos derecho al acceso de esa información. También exigimos el reporte de número de bloqueo por cada máquina de votación. Es importante saber dónde y cuántas veces hubo esa tranca de la máquina que permitió que 1.600.000 personas hicieran un voto; y por último, el reporte de llamadas de incidencias al CNE para desbloquear la máquina».

Asimismo, informó que este proceso debe hacerse la primera semana de noviembre. «Haremos esto, entregando toda esta data a observadores internacionales independientes, daremos esta data para que analicen con frialdad la información que se va a presentar, para que podamos tener una realidad de lo que pasó este 15 de octubre».

En ese sentido, dijo que todos los procesos electorales en Venezuela han tenido obstáculos. «Hemos hecho el esfuerzo de saltarlos. En estos momentos fue tal la cantidad y la envergadura de la trampa, que en muchos casos no se pudo vencer el obstáculo. Tenemos que corregir esto y cambiarlo a fondo, para reconstruir un sistema que le dé confianza a todos los venezolanos para que vote sin ningún tipo de miedo y con confianza».