El ministro de Energía de Arabia Saudí, Khalid al-Falih antes del inicio de la 175º reunión ordinaria de la OPEP
El ministro de Energía de Arabia Saudí, Khalid al-Falih antes del inicio de la 175º reunión ordinaria de la OPEP - EFE

El petróleo se desploma tras la falta de acuerdo para recortar la producción

El precio del crudo cayó ayer un 2,5% y acumula ya descensos superiores al 30% desde octubre

Actualizado:

No hubo acuerdo. Los países que forman parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados no fueron capaces de pactar el volumen del recorte de la producción de crudo en la reunión que durante seis horas mantuvieron ayer en Viena. De este encuentro se esperaban decisiones claras que forzaran una nueva subida de precios en los mercados internacionales, ahora en caída libre.

La consecuencia inmediata de la falta de entendimiento fue el desplome de los precios del crudo, en descenso desde el pasado lunes. El barril de Brent, de referencia en Europa, cayó ayer un 2,54% hasta los 60,12 dólares, aunque llegó a ceder durante el día más del 5% para tocar un mínimo intradía de 58,36 dólares. Desde octubre el retroceso ha sido superior al 30%.

Las dudas sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo en la 175 conferencia ministerial de ayer ya se habían despertado al inicio de la cumbre después de que el ministro de Energía de Arabia Saudí, Khalid al-Falih, afirmara que estaría satisfecho con una disminución de apenas 1 millón de barriles. «Queremos que sea un recorte suficiente pero no excesivo» y que se distribuya entre los socios de la OPEP de forma equilibrada», aseguró.

El posicionamiento de Arabia Saudí es delicado teniendo en cuenta que un día antes de que se celebrara la cumbre el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no dudó en utilizar su cuenta de Twitter para avisar de que no quiere un petróleo barato: «El mundo ni quiere ni necesita» un aumento de los precios del petróleo, aseveró. El presidente estadounidense también tuvo su contestación: «Washington no está en posición de decirnos lo que debemos hacer. No necesito el permiso de nadie para disminuir» la producción, señaló el ministro saudí.

Tras el fracaso negociador, Moscú tiene ahora en sus manos la llave para la recuperación de los precios del crudo. Hoy los miembros del cártel mantendrán un nuevo encuentro con sus aliados en busca del consenso que frene la escalada de caídas del petróleo. El mercado confía en que los principales productores de petróleo terminen pactando una alza de la producción en 1 millón de barriles diarios. Rusia no forma parte de la OPEP, pero es uno de los principales productores del mundo, por lo que su colaboración facilitaría cualquier decisión sobre la oferta de crudo. De hecho, su concurso fue fundamental para el acuerdo sobre el recorte del suministro en 2016.

El ministro de la Energía ruso, Alexander Novak, que está citado al encuentro de hoy en Viena, señaló ayer desde San Petersburgo que su país seguía «la situación y la evaluación real del mercado». Pero recordó que en pleno invierno, las «condiciones climáticas» rusas hacían «mucho más difícil reducir (la producción) que para otros países».

Las cábalas del mercado apuntaban a un recorte de entre uno y 1,4 millones de barriles diarios, en función de la aportación rusa. Si Putin accede a recortar en 250.000 barriles, la OPEP podrá reducir producción en 1,3 millones, apuntaba un delegado, informa Reuters. El punto medio entre Arabia Saudí y Rusia deberá encontrarse hoy; de lo contrario, todo apunta a que los precios seguirán cayendo.