Ofensiva socialista en Autonomías y Ayuntamientos contra el uso de las bases militares

Izquierda Unida exige al Congreso que plantee un conflicto de competencias con el Ejecutivo y estudia también un recurso ante el Tribunal Constitucional

ABC
Actualizado:

MADRID. La «comisión de respuesta rápida» del PSOE creada por este partido para el seguimiento de la crisis iraquí, cuyos integrantes se volverán a reunir a primera hora de esta mañana, ha acordado presentar en todos los Parlamentos autonómicos y Ayuntamientos del país una «moción urgente» en la que se insta al Gobierno «a no participar, de ningún modo, de forma directa o indirecta, en las operaciones militares que se llevan a cabo en Irak, ni conceder autorizaciones de uso de bases militares».

El «comité de crisis» del PSOE considera que el Ejecutivo debe impulsar una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que retome una solución pacífica de la situación mediante la vuelta al trabajo de los inspectores de la ONU.

En la moción se asegura, además, que el ataque militar contra Irak «no tiene cobertura legal» y supone por tanto «una guerra preventiva ilegítima y contraria a la legalidad internacional». Se añade que el desarme, en los términos exigidos por la Resolución 1441, «debía haberse producido mediante la aplicación y el refuerzo de los mecanismos de inspección previstos en la propia Resolución».

Asimismo, en la citada iniciativa se insta al Ejecutivo «a realizar los llamamientos precisos y adoptar las medidas necesarias» para que el ataque militar cese cuanto antes.

Finalmente, la moción reclama al Gobierno que promueva la convocatoria de un Consejo Europeo extraordinario, «con el objetivo de recomponer una posición común de la UE sobre el conflicto de Irak».

Por su parte, el grupo parlamentario de IU ha registrado en el Congreso una petición dirigida a la presidenta de la Cámara Baja, Luisa Fernanda Rudi, para que «adopte las decisiones que constitucional, legal y reglamentariamente» corresponda «para velar por los poderes de la institución» y revoque «de manera inmediata» la decisión del Gobierno de enviar tropas a Irak sin el permiso del Parlamento.

Asimismo, el Parlamento autonómico catalán adoptó una declaración institucional, con el rechazo del PP, en la que se «anima» a los catalanes a «continuar alzando su voz en contra de la guerra con manifestaciones multitudinarias» como muestra del «compromiso del pueblo de Cataluña a favor de la paz».