La directiva de la Conferencia Episcopal durante la lectura de la carta
La directiva de la Conferencia Episcopal durante la lectura de la carta - LA PATILLA

Los obispos critican a Maduro: «Amarrarse a toda costa al poder es un pecado que clama al cielo»

Dura carta pastoral de la Conferencia Episcopal Venezolana la víspera de la toma de posesión del presidente para otro mandato

CaracasActualizado:

La Conferencia Episcopal Venezolana (CVE) difundió ayer una carta pastoral en la que llama a sus fieles a desconocer al presidente Nicolás Maduro, que hoy toma posesión para otros seis años. Los obispos califican de "ilegítima, ilegal e inmoral" la renovación del mandato, al tiempo que exigen una transición concertada. Con ocasión de la 111 Asamblea Ordinaria, los prelados se dirigieron al pueblo de Venezuela para abogar por un cambio que “el país pide a gritos: la recuperación del Estado de Derecho según la Constitución y la reconstrucción de la sociedad venezolana en dignidad, libertad y justicia para todos”.

Para algunos analistas, este documento pastoral recuerda el que emitieron los obispos en enero de 1958 en el mismo tono, y que coadyuvó al derrocamiento del dictador Marcos Pérez Jiménez.

La pastoral fue firmada por el presidente y la directiva de la CEV. Al referirse a la toma de posesión de Maduro afirman: “Es un pecado que clama al cielo querer mantener a toda costa el poder y pretender prolongar el fracaso e ineficiencia de estas últimas décadas: ¡es moralmente inaceptable! Dios no quiere que por el sometimiento a injusticias sufra el pueblo. Urge, por tanto, asumir el clamor popular de un cambio, de una concertación para una transición esperada y buscada por la inmensa mayoría”.

La carta pastoral será leída en todas las parroquias, en un país que cuenta con un 90 por ciento de católicos.

“Reiteramos que la convocatoria del 20 de mayo (para elegir el presidente de la República) fue ilegítima, como lo es la Asamblea Nacional Constituyente impuesta por el poder ejecutivo. Vivimos un régimen de facto, sin respeto a las garantías previstas en la Constitución y en los más altos principios de dignidad del pueblo”, añade la pastoral que confirma que Maduro “carecer de sustento democrático de justicia y en el derecho”.

En esta crisis política, social y económica, la Asamblea Nacional, electa con el voto libre y democrático de los venezolanos, actualmente es el único órgano del poder público con legitimidad para ejercer soberanamente sus competencias, ratifica la CEV.

La CEV afirma que “nos proponemos seguir desarrollando programas de formación y organización que permitan la recuperación de la institucionalidad democrática y la reconstrucción del país de una forma pacífica. Todo esto enmarcado en el proceso de evangelización que promueve los valores de verdad, autenticidad, justicia, solidaridad, paz, reconciliación y fraternidad”.

Como ciudadanos y como instituciones, termina diciendo la carta de los obispos, “nos toca asumir las responsabilidades que nos competen para mejorar la actual situación y recuperar el país con sus valores y potencialidades. Esto exige la articulación de todos los sectores sociales, promoviendo la creatividad y proactividad de muchas personas en la búsqueda de soluciones”.