Obama con el primer ministro de Canadá - AP

«El futuro de Egipto debe ser decidido por su pueblo»

El presidente de EE.UU. ha asegurado que la transición debe comenzar «ya» y llevar a unas elecciones «limpias e imparciales»

EFE
WASHINGTON Actualizado:

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó este viernes que "el futuro de Egipto debe ser decidido por el pueblo egipcio" en un proceso de transición que debe comenzar "ya" y llevar a unas elecciones "limpias e imparciales".

En declaraciones tras una rueda de prensa junto al primer ministro canadiense, Stephen Harper, Obama reiteró que los episodios de violencia, en particular los ataques a periodistas y defensores de los derechos humanos, sufridos en Egipto en los últimos días son "inaceptables".

Según indicó Obama, el modo en que se desarrolle el proceso de transición "lo decidirán los egipcios" en consultas que ya han comenzado, pero esas conversaciones "deben ser significativas, incluir una representación amplia y resolver quejas reales" de la sociedad civil. EEUU, indicó, observa la situación y se encuentra en consultas con representantes egipcios para dejar claro que la transición "debe ser significativa".

Previamente, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, había indicado que el Gobierno del presidente egipcio, Hosni Mubarak, continúa "sin tomar las medidas necesarias" para evitar el caos en su país, entre las que citó el entablar conversaciones "con egipcios no representados en el Gobierno actual" para la celebración de elecciones libres e imparciales.

"Hay pasos concretos que el vicepresidente egipcio, Omar Suleimán, y Mubarak pueden dar hacia un camino de auténtico cambio", explicó el portavoz estadounidense. "Deben sentarse con una coalición amplia de representantes de la sociedad civil, de personas no representadas en su Gobierno, para abrir el camino hacia unas elecciones libres", reclamó.

Según añadió, "en tanto eso no ocurra, la gente que estamos viendo en televisión" en manifestaciones en El Cairo y otras ciudades egipcias "no se va a marchar". Las declaraciones de la Casa Blanca se producen entre informaciones de que Washington se encuentra en conversaciones con funcionarios del régimen egipcio acerca de la marcha de Mubarak.