Nuevos disturbios en Venezuela por la falta de dinero en metálico

Maduro prohibió los billetes de 100 bolívares, pero no puso en circulación los nuevos

CORRESPONSAL EN CARACASActualizado:

La caótica retirada de los billetes de cien bolívares ordenada el pasado domingo por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, provocó ayer disturbios, manifestaciones de ira de la población e incluso intentos de saqueo en el país. «Intentos saqueo en varios lugares del país. Situación agravada por falta de efectivo. Nuevos billetes no aparecen», escribió en Twitter el presidente del Parlamento venezolano, el opositor Henry Ramos Allup.

Con el supuesto objetivo de «combatir a las mafias internacionales», Maduro ordenó por sorpresa la retirada de todos los billetes de cien bolívares con los que los venezolanos realizan la mayoría de sus compras. Pero resulta que, mientras los viejos billetes no son aceptados en los comercios, los nuevos aún no se han puesto en circulación. Lo que genera situaciones que serían surrealistas si no fueran trágicas. Nadie quiere los viejos billetes, pero cuando se va al banco o a los cajeros en busca de dineros solo estos están disponibles.

Los billetes prometidos

Los nuevos billetes de 500, 1.000, 2.000 y 20.000 bolívares debían estar en circulación el jueves pero las entidades bancarias aún no han recibido las partidas de los mismos del Banco Central. Ante esta caótica situación, decenas de venezolanos protestaron ayer en varios estados del interior del país, lo que generó incluso algún intento de saqueo en el sur del país.

El alcalde del municipio Sifontes del estado Bolívar (sur), Carlos Chancellor, compartió algunas fotografías en Twitter que mostraban a decenas de personas a las afueras de bancos públicos e informó del cierre de calles y carreteras, amenazas de saqueo y «fuertes protestas» en esa región.

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática dio a conocer también la existencia de protestas en los estados de Anzoátegui, Monagas, Zulia y Trujillo; y aseguró que todas estas manifestaciones respondían siempre a la escasez de dinero en metálico.

Maduro aseguró ayer que los venezolanos dispondrían de cinco días más para depositar en el Banco Central de Venezuela los billetes que aún no se hayan entregado. Pero esta orden solo se podía cumplir en Caracas; en el resto del país los venezolanos seguían sin saber qué hacer con los billetes que aún les quedan en las manos.

El Gobierno había prometido poner en circulación la nueva serie de billetes más adaptada a la inflación, que cerró 2015 en el 180 por ciento. Pero los venezolanos siguen a la espera de un efectivo que no llega.