Ismet Yilmaz, ministro de Educación turco
Ismet Yilmaz, ministro de Educación turco

El nuevo plan de estudios turco elimina la teoría de la evolución

Ankara impulsa una enseñanza con más islamismo y menos énfasis en Ataturk

ESTAMBULActualizado:

El nuevo curso escolar ha empezado en Turquía con polémicas que ahondan la división entre las distintas corrientes ideológicas del país. Si Turquía fuese una moneda, secularismo y religión serían las dos caras que disputan una y otra vez en todos los asuntos sociopolíticos del país. Y así, en vísperas del nuevo curso escolar, cientos de opositores al nuevo giro islamista se han manifestado en las calles de Estambul pidiendo una educación «secular», «científica» y «no sexista».

En esta ocasión, el debate ha llegado después de que el Ministerio de Educación pidiera eliminar gradualmente la teoría de la evolución de Darwin de la enseñanza pública. La teoría de la evolución, a ojos del ministro de Educación, Ismet Yilmaz, «está por encima del nivel de los estudiantes y no es directamente relevante». Así lo aseguró al anunciar el nuevo plan educativo.

Al tiempo que el darwinismo desaparece, en su lugar la interpretación más rigurosa del islam gana peso en las aulas, sobre todo en los institutos más religiosos, conocidos como ImamHatip -un tipo de escuelas religiosas que han crecido exponencialmente desde que el islamista AKP llegara al poder en 2002-. Por ejemplo, el libro titulado «La vida del Profeta Mahoma» ha creado polémica, tanto por su presunto sexismo -define la obediencia de la mujer al hombre como una «forma de adoración», lo que es justificado por el gobierno que alega que se trata de referencias explícitas al Corán-, como por la explicación que esgrime sobre la yihad, entendida como «guerra religiosa».

Según el ministro de Educación, la yihad debería introducirse en las escuelas como alusión al sentimiento de «amor a la nación». «Yihad es un elemento de nuestra religión. Nuestro deber es enseñar cada concepto merecidamente y corregir las cosas que son percibidas erróneamente», afirmó Yilmaz ante la prensa. Significativo es también el cambio que sufre bajo el nuevo plan la imagen de Mustafa Kemal Ataturk, fundador de la república secular de Turquía en 1923. La efigie de Ataturk sigue siendo reproducida en todo el país como figura tutelar del país. Pero se espera que, con los nuevos cambios educativos, las referencias a Ataturk sean rebajadas. En la escuela primaria, se reducirá la importancia de su liderazgo en eventos históricos como la guerra de independencia, tras la que se creó la moderna república de Turquía. El nuevo plan incluye asimismo como «enemigos del país» a los miembros de la cofradía de Fethullah Gulen, el clérigo acusado por el gobierno turco de organizar el fracasado golpe de 2016.