La nueva mili francesa: quince días de actividades recreativas y culturales

Durante diez días, 2.000 jóvenes de 16 años participarán en el nuevo Servicio Nacional Universal (SNU), acogidos en centros de vacaciones e internados escolares

Corresponsal en ParísActualizado:

La nueva «mili» de Francia, promesa electoral de Emmanuel Macron, no tiene nada que ver con la «antigua»: comienza por ser un brevísimo fin de curso, con actividades entre «cívicas y recreativas».

Tras dos años de reflexiones gubernamentales, la nueva «mili» comenzó a entrar en vigor en su «fase experimental» el domingo pasado: durante diez días, 2.000 jóvenes de 16 años (en un país de 67 millones de habitantes), voluntarios, participarán en el nuevo Servicio Nacional Universal (SNU), acogidos en centros de vacaciones e internados escolares.

Históricamente, la antigua «mili» era un servicio militar obligado: los reclutas eran recibidos en cuarteles, y recibían una educación «global», vistiendo un traje militar, iniciados a la vida marcial, teniendo como instructores a oficiales de distinto rango.

La nueva «mili» concebida por Macron no tiene nada que ver con esa herencia secular. En el proyecto macroniano, la el nuevo SNU tiene objetivos de muy diversa índole: «Desarrollar una cultura del compromiso». «Garantizar el mestizaje social y territorial». «Valorizar los territorios y el patrimonio cultural». «Reforzar la orientación y el acompañamiento de los jóvenes, valorizando el compromiso cívico».

Los militares que en otro tiempo se ocupaban de la formación de los reclutas y futuros soldados han sido sustituidos en la nueva mili francesa por maestros, profesores, instructores sociales, pedagogos.

Los primeros 2.000 jóvenes que participan en la «experimentación» del SNU cumplirán durante diez o quince días este programa de «trabajo post escolar»: «Actividades físicas en la naturaleza». «Visitas a sitios culturales próximos». «Sensibilización a los valores de la libertad, la igualdad y la fraternidad». «Conocimiento de los servicios públicos». «Iniciación al carnet de conducir».

Tras esa experiencia de dos semanas, el SNU todavía tendría que seguir «esperando» antes de ser una realidad definitiva, los próximos años.

En Francia hay entre 850.000 y 830.000 jóvenes de quince a veinte años, hoy. 2.000 de entre ellos han sido los primeros elegidos a título experimental para participar en el nuevo SNU. El año próximo, la experiencia se ampliará hasta los 40.000. Y, así, progresivamente, hasta la implantación definitiva de una nueva «mili» alejadísima de las tradiciones nacionales que comenzaron con Napoleón, el más alto de los héroes militares de Francia, cuya herencia es glorificada en el parisino Arco del Triunfo, construido para rendir homenaje a las campañas marciales que el resto de Europa recuerda desde otra óptica.