La nueva estrella de las cumbres con América Latina

Actualizado:

A. S. / L. A.

VIENA. Evo Morales llegó a Viena consciente de que se ha convertido en la nueva estrella de las cumbres en las que participa América Latina. Recluido Castro en La Habana, sólo Hugo Chávez puede hacerle sombra, pero esta vez las medidas que acaba de adoptar le han puesto en el foco de atención de los periodistas europeos. «Algunos de ustedes tal vez pensaban que Evo Morales iba a venir aquí con plumas. Pues no, somos seres iguales a los demás, con los mismos derechos y deberes».

Vestido con una de las cazadoras que está haciendo famosas, Morales logra llenar la sala con periodistas de todos los países latinoamericanos y de algunos europeos.

En un sistema que no parece inocente, agrupa las preguntas en bloques para dar sus respuestas, con lo cual algunas se quedan en el tintero. No pierde la calma e incluso bromea con las traducciones al inglés que le hace un intérprete.

Hoy, Morales y su amigo venezolano Hugo Chávez serán también los grandes protagonistas de la contra-cumbre alternativa que se celebra en Viena y en la que se juzga simbólicamente a grandes transnacionales europeas acusadas de depredar el medio ambiente, los recursos naturales y los derechos de los pueblos latinoamericanos.

Entre los acusados, un buen número de firmas españolas, como Repsol, Aguas de Barcelona, Telefónica o el BBVA. El tribunal está formado por destacados gurús del movimiento «Otro mundo es posible» como Susan George, autora del «Informe Lugano» una verdadera biblia para los antiglobalización, o Elmar Altvater, catedrático de Economía en la Universidad Libre de Berlín. Altvater aseguró a ABC que «estas empresas se comportan de forma muy distinta aquí que en Latinoamérica».