Hermann Tertsch

Nuestra Señora y nuestro miedo

Todo el mundo civilizado se conmovió al ver en las pantallas arder como una tea a la catedral

Hermann Tertsch
Actualizado:

Todo el mundo civilizado se conmovió al ver en las pantallas arder como una tea a la catedral de Notre Dame. Apenas quedan ya supervivientes que hasta su muerte retuvieron en la retina las terribles imágenes de catedrales en llamas, desde Coventry, Varsovia a Colonia o Viena. Las nuevas generaciones no imaginan la destrucción habida en Europa en el siglo XX, pero no solo. Antes, en España fueron los franceses, sus tropas napoleónicas, los que causaron una destrucción colosal, incalculable y gratuita. Iglesias, palacios, bibliotecas y tesoros fueron devorados por las llamas y los saqueos. En España fue la mayor catástrofe para su patrimonio cultural, seguida por los catastróficos efectos de la desamortización y la vesania destructora del bando

Hermann TertschHermann TertschArticulista de OpiniónHermann Tertsch