Policías anti disturbios vigilan una calle de Nantes mientras actúan los bomberos
Policías anti disturbios vigilan una calle de Nantes mientras actúan los bomberos - AFP

Noche de cristales rotos en Nantes por la muerte de un joven de 22 años a manos de la Policía

El ministerio del Interior ha movilizado numerosas unidades anti disturbios para sofocar un amago de insurrección

Corresponsal en ParísActualizado:

Tras la muerte de un joven de 22 años, víctima de los disparos de un policía, el ministerio del Interior ha movilizado numerosas unidades anti disturbios para sofocar un amago de insurrección y violencia suburbana en Nantes (300.000 habitantes), en la desembocadura del río Loira, a 50 kilómetros del Atlántico.

A última hora de la noche del martes, una patrulla de CRS (Compañías Republicanas de Seguridad, anti disturbios) decidió intervenir expeditivamente, ante un incidente con el conductor de un vehículo a quien otra patrulla de gendarmes había pedido la documentación del vehículo, en un suburbio de Nantes.

Según el relato oficial, el conductor del vehículo se negaba a salir para ser interrogado en una comisaría e intentó huir, atropellando a un gendarme. Un gendarme o un CRS, según las primeras reacciones, decidió responder a tiros, hiriendo de muerte al sospechoso.

AFP
AFP

La noticia de la muerte del joven de 22 años, a tiros de la policía, se propagó a una velocidad vertiginosa, comenzando una larga noche de agitación, insurrección y violencia suburbana: coches incendiados, intercambio de disparos y violencia indiscriminada prolongada a lo largo de toda la noche pasada.

Varios centenares de gendarmes y numerosas unidades anti disturbios han acordonado varios barrios «sensibles» de la «banlieue» de Nantes. Se trata de un amago «clásico» de insurrección y violencia suburbana en Francia.

Organizaciones humanitarias, autoridades locales, han lanzado numerosos llamamientos, pidiendo «calma» y «vuelta al orden».