Papeletas para las elecciones en México
Papeletas para las elecciones en México - ABC

¿Por qué no hay segunda vuelta en México?

Las elecciones presidenciales en la nación azteca se celebrarán este domingo 1 de julio

MadridActualizado:

Este domingo 1 de julio se celebrarán las elecciones presidenciales en México, en medio de una campaña electoral marcada por la violencia política en el país. Los mexicanos eligirán al sucesor del presidente Enrique Peña Nieto, así como gobernadores, alcaldes, concejales, regidores, juntas municipales, sindicaturas, senadores y diputados locales y federales.

De acuerdo al Instituto Nacional Electoral (INE) hay 18.311 puestos públicos en disputa y es la primera vez que se eligen tantos cargos en un solo proceso electoral. Los candidatos a la Presidencia son José Antonio Meade, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), Ricardo Anaya y Jaime Rodríguez Calderón «El Bronco».

En el sistema electoral de la nación azteca prevalece la fórmula de la mayoría relativa, es decir, gana quien obtiene más votos que el resto de los contrincantes, pero no necesariamente más de la mitad del total de estos. Además, sólo se permite una ronda electoral. México es uno de los cinco países de Latinoamérica junto con Honduras, Panamá, Paraguay y Venezuela donde no existe la segunda vuelta electoral.

A pesar de que se ha intentado establecer la segunda vuelta en varias oportunidades, las propuestas permanecen archivadas en la Cámara de Diputados. La última reforma electoral del año 2014 permitió la candidatura independiente más no se tocó nada del modelo electoral. De acuerdo a la consultora mexicana Strategia Electoral, desde 1998 se han presentado 22 iniciativas para reformar el polémico artículo 81 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos e introducir la segunda vuelta.

El control del PRI

Para Stephany Cajero, internacionalista de la Universidad de las Américas Puebla, no ha sido posible establecer una segunda vuelta electoral en México porque la mayoría en la Cámara de Diputados son del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y no les conviene ese modelo electoral.

«No se quiere cambiar el sistema porque beneficia a las grandes mayorías como es el caso del PRI, que tiene casi 70 años ostentando el poder en el país y ganaba por un amplio margen», comenta Cajero. Sin embargo, reconoce que con una sorpresiva victoria de López Obrador todo el panorama pudiera cambiar.

Una de las razones que se contempla para reformar la ley es la legitimidad del triunfo de los candidatos. Expertos señalan que tras una primera elección de varios candidatos, solo deben pasar los dos que tengan mayor apoyo. Eso da paso a que se formen alianzas entre los partidos que quedaron por fuera para obtener mejores resultados.

Según la BBC, el PRI se ha opuesto a un nuevo modelo electoral porque de esa manera dispersa a la oposición y así es mucho más fácil asegurar la mayoría.