«No recuerdo, si es verdad tampoco me acuerdo»

Actualizado:

L. PÉREZ

Hasta ahora la justicia chilena ha detectado que Pinochet intentó ocultar en más de un centenar de cuentas secretas en bancos de Estados Unidos y Europa una fortuna que bordea los 27 millones de dólares. Sin embargo, el monto podría crecer una vez que catorce países respondan sendos exhortos enviados por el juez a cargo de la causa acerca de otras cuentas que podrían existir en Panamá, Islas Caimán, Bahamas, Luxemburgo, Islas Vírgenes, España, Francia y Suiza, entre otros países y paraísos fiscales.

La mayor dificultad que ha encontrado la justicia para dar con los fondos de Pinochet es que éste usó una decena de pasaportes falsos para sus operaciones. «Augusto Ugarte», «José Ramón Pinochet», «Ramón Ugarte», «José Pinochet», «John Long», «Daniel López» y otros tantos fueron los alias usados para abrir cuentas y trasladar fondos de un banco a otro.

Cuando el juez le mostró los pasaportes y le pidió decir si las firmas y fotos eran de él, Pinochet recurrió a una frase que ha usado reiteradamente estas últimas semanas: «No recuerdo, si es verdad tampoco me acuerdo».

Según el propio Pinochet -que muchas veces juró que en su régimen no hubo corrupción- el ocultamiento comenzó en octubre de 1998, cuando el juez español Baltasar Garzón ordenó su arresto en Londres y luego la incautación de sus bienes. El ex dictador aseguró al juez Carlos Cerda en un interrogatorio efectuado el lunes pasado que decidió tener el dinero en varios bancos «ante la presión» de que el juez Garzón y el abogado Joan Garcés le quitaran sus bienes.