Agentes de Policía acordonan una de las plataformas de la estación local de Fráncfort tras el incidente
Agentes de Policía acordonan una de las plataformas de la estación local de Fráncfort tras el incidente - EFE

Un niño muere en Alemania tras ser arrojado a una vía y atropellado por un tren

Se desconocen los motivos por los cuales el agresor, que ha sido detenido, empujó al pequeño

Rosalía Sánchez
Corresponsal en BerlínActualizado:

«Informaremos mañana de todos los detalles, una vez que los investigadores puedan llegar a una conclusión seria sobre la motivación de este crimen», ha dicho el ministro alemán de Interior, Horst Seehofer, que ha interrumpido sus vacaciones de verano al tiempo que la muerte de un niño de ocho años conmocionaba a Alemania. El asesinato tuvo lugar a las ocho de la mañana del lunes, cuando un hombre empujó al niño y a su madre desde el andén del tren en el que esperaban y al paso de un tren de alta velocidad ICE. La madre logró ponerse a salvo a tiempo, pero el pequeño fue arrollado. Varios testigos han declarado que el mismo hombre intentó arrojar a las vías del tren a una tercera persona, pero al estar esta advertida por lo que acababa de presenciar, pudo resistirse y salvar así su vida. El asesino trató después de huir corriendo, pero fue detenido por dos agentes y con la ayuda de varios civiles cuando estaba a punto de salir de la estación de Frankfurt y el Ministerio de Interior ha confirmado que se trata de un ciudadano eritreo, sin dar más detalles sobre su situación en Alemania.

«Recibimos de inmediato la atención de 16 ambulancias y un helicóptero, pero fue imposible reanimar al niño», ha declarado el director de la estación Carsten Baumann, que también ha informado que las cintas de videovigilancia de los andenes han grabado todo lo ocurrido y que la madre del niño ha sido ingresada en un hospital cercano.

«Espero que todos los familiares y amigos de este niño tengan la fuerza suficiente para sobrellevar este dolor y esta hora tan oscura», ha dicho el ministro Seehofer, que ha justificado la interrupción de sus vacaciones aludiendo a «varios graves delitos ocurridos recientemente». El presidente de Hesse, Volker Bouffier, ha dicho por su parte que «prometo a la familia y a todos los ciudadanos que no vamos a parar hasta aclarar hasta el fondo estos hechos tan horribles, no puedo imaginar algo peor que arrojar violentamente a las vías del tren a una madre y a su hijo y hemos de dar tiempo a las autoridades policiales a que hagan su trabajo».

Hesse lleva semanas sometido a una gran tensión política, después del asesinato a manos de un terrorista de extrema derecha del alcalde conservador Walter Lübcke. De momento se desconocen la identidad y los motivos por los cuales el detenido ayer cometió el asesinato.

De momento se desconocen los motivos por los cuales el hombre, que ha sido detenido, según la cadena de televisión N-tv, empujó al niño a la vía del tren.

El suceso se produjo a las 08.00 GMT (10.00 en la España peninsular) y a la estación se dirigió un dispositivo de 16 ambulancias y un helicóptero, pero no lograron salvar la vida del niño.