Miles de judíos fueron detenidos en el Velódromo de Invierno, en 1942 , para luego ser deportados
Miles de judíos fueron detenidos en el Velódromo de Invierno, en 1942 , para luego ser deportados - ABC

Le Pen niega la culpa de Francia en la deportación de judíos durante la ocupación nazi

La candidata de extrema derecha ha desatado las críticas de sus rivales en la primera vuelta de las presidenciales

CORRESPONSAL EN PARÍSActualizado:

Fiel a su padre, Marine Le Pen, candidata del Frente Nacional (FN) a la presidencia de la República, ha negado la responsabilidad de Francia, de sus gobernantes, de su policía, de su diplomacia y servicios de seguridad en la más famosa de las redadas de judíos para ser deportados en la Segunda Guerra Mundial, desenterrando siniestros fantasmas nacionales, a doce días de la primera vuelta de las elecciones. En la mejor tradición familiar, Marine Le Pen dejó caer, en una entrevista en la radio, que a su modo de ver «Francia no fue responsable de la redada del Velódromo de Invierno», que supone un capítulo atroz de la historia nacional.

Entre los días 16 y 17 de julio de 1942, 9.000 policías y gendarmes franceses, obedeciendo las órdenes del mariscal Philippe Pétain y de su delegado en la zona norte de Francia, René Bousquet, colaboraron en la detención de 13.000 hombres, mujeres, ancianos y niños judíos, que fueron deportados en su inmensa mayoría al campo de exterminación de Auschwitz-Birkenau, donde fueron gaseados.

Antes de ser deportados, los cerca de 13.000 franceses detenidos para ser entregados a las tropas de ocupación alemanas fueron encerrados en el parisino Velódromo de Invierno, tras una legendaria y trágica redada, conocida en todos los manuales de historia como «La rafle du Vél d’Hiv» («La redada del Velódromo de Invierno»).

Jean-Marie Le Pen ya fue condenado por la Justicia en muchas ocasiones por sus declaraciones y «juegos de palabras» relacionados con los campos de exterminación y el antisemitismo más siniestro. A doce días de la primera vuelta de la inminente elección presidencial, su hija Marine no ha dudado en dejarse arrastrar por viejas tentaciones familiares, negando la responsabilidad de Francia y del Estado francés en una de las páginas más vergonzosas de su historia.

Con la excepción del socialista, Benoît Hamon, las reacciones del resto de los candidatos a la elección presidencial han sido unánimes. El portavoz de François Fillon, Christian Estrosi, presidente de la región Provenza-Alpes-Costa Azul (PACA), fue el primero en contestar: «Al negar la responsabilidad del Estado francés en la “Redada del Velódromo de Invierno”, Marine Le Pen se sienta junto a su padre en el banco de la indignidad y del negacionismo».

Reconocimiento de Chirac

«Sí, la locura criminal del ejército de ocupación, apoyada por millares de franceses y por el Estado francés, cometieron lo irreparable», reconoció Chirac.

El expresidente Jacques Chirac fue el primer jefe de Estado francés en reconocer la responsabilidad nacional en la «Redada del Velódromo de invierno». Lo hizo el 16 de julio de 1995 durante un discurso célebre en el que declaró que «aquellas horas negras son una mancha imborrable en nuestra historia, una vergüenza para nuestra historia y nuestras tradiciones. Sí, la locura criminal del ejército de ocupación, apoyada por millares de franceses y por el Estado francés, cometieron lo irreparable. Faltando a la dignidad y la palabra, Francia y el Estado francés entregaron a otros compatriotas a sus verdugos».

Se trató, en su día, de un acto simbólico. Pocos años antes, Francia había descubierto otra dimensión vergonzosa de aquella historia: el responsable del Estado francés en París en el verano de 1942 era René Bousquet, un amigo íntimo de François Mitterrand, que había sido condecorado por el mismísimo mariscal Petain.

Muchos años después, el candidato socialista a la presidencia de la República, Benoît Hamon, no ha deseado entrar en la polémica nacional sobre las declaraciones de Le Pen. No podría entrar a fondo en la polémica sin recordar que Mitterrand fue condecorado por el mismo gobierno de Vichy que autorizó y colaboró con la deportación de millares de judíos.

Emmanuel Macron, candidato social reformista a la presidencia, también criticó a la líder del FN. Declaró: «Algunos habían olvidado que Marine Le Pen es la hija de su padre. Ella vuelve a cometer las mismas faltas. Quizá sea honesto recordar que fue Jacques Chirac el primer presidente francés que tuvo el gesto valiente e indispensable del reconocimiento de una deuda nacional con las víctimas del antisemitismo y la colaboración de Francia en la deportación y exterminio de millares de franceses».