El líder de la oposición rusa, Alexéi Navalni
El líder de la oposición rusa, Alexéi Navalni - EFE

Navalni desafía a Putin con movilizaciones en el Mundial de fútbol

Malestar por la subida en la edad de jubilación

Actualizado:

El líder de la oposición rusa, Alexéi Navalni, que salió de prisión el jueves 14, el día del comienzo del Mundial de fútbol, se ha incorporado de inmediato a la agenda política y se propone capitalizar el descontento general que ha generado en Rusia el proyecto de ley que el Gobierno presentó el pasado jueves al Parlamento para elevar la edad de jubilación.

Navalni ha convocado manifestaciones en un veintena de ciudades rusas para el próximo 1 de julio en señal de repulsa contra las nuevas medidas, que incluyen la subida del IVAdel 18% al 20%.«Seamos honestos, el aumento de la edad de jubilación (...) es un verdadero crimen», escribió ayer Navalni en su cuenta de Instagram. Dijo que «nos vamos a manifestar contra ello con todas nuestras fuerzas».

Al mismo tiempo y puesto que durante la celebración del campeonato de fútbol se han prohibido las manifestaciones en las ciudades sedes, el dirigente opositor ha aclarado que las solicitudes de autorización para llevar a cabo las concentraciones se harán en otras localidades «en donde no se jueguen partidos». En cualquier caso, la convocatoria constituye un desafío claro al presidente Vladímir Putin, que ha hecho de la cita futbolera un evento más destinado a ensalzar su imagen.

La edad para jubilarse se estableció en la desparecida URSS, en 1932, en los 55 años para las mujeres y 60 para los hombres. Ahora será de 63 y 65 años respectivamente, rompiendo así lo que el politólogo ruso, Vladislav Inozémtsev, llama «acuerdo tácito entre el pueblo y el poder». Inozémtsev recuerda que en septiembre de 2005, durante su cuarta «línea directa» televisiva, Putin declaró que «la edad de jubilación no se subirá mientras yo sea presidente».

La idea del primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, es que la subida de la edad para jubilarse sea progresiva a partir del 1 de enero de 2019 y se culmine para las mujeres en 2034 y en 2028 para los hombres. Según su opinión, «esta medida nos permitirá destinar los fondos adicionales por las cotizaciones al Fondo de Pensiones para aumentar éstas con arreglo a la inflación». Pero este pasado fin de semana ya ha habido gente que ha salido a protestar en algunas zonas del país.

Navalni se propone que el movimiento en contra de la elevación de la edad de jubilación se generalice en un momento en el que el malestar va en aumento a causa del empeoramiento del nivel de vida y la carestía. La subida del precio de la gasolina en un país productor de petróleo se percibe por parte de la población como algo inconcebible. Por si no fuera suficiente, Medvédev quiere subir el IVA del actual 18% al 20%.

Todas estas impopulares medidas se adoptan poco más de un mes después de que Putin tomara posesión para un nuevo mandato de seis años y sin que de ellas hablara durante su campaña electoral. Nikolái Travkin, político liberal y antiguo diputado, señala que «la gente debe saber que apostar por la grandeza de Rusia, que incluye tener Crimea y tropas desplegadas en Siria, cuesta dinero y de algún sitio hay que sacarlo».

El comunista Serguéi Udaltsov, del Frente de Izquierdas, también ha convocado a sus seguidores a una manifestación en Moscú el 4 de julio. Dice confiar en que se la autoricen, ya que ese día «no hay partidos en la capital rusa». Los liberales del partido Yábloko también piensan sacar a su gente a la calle el 3 de julio.