Los nacionalistas flamencos se desmarcan de la declaración de independencia del Govern

«La situación en Cataluña y España es completamente diferente de la situación de Bélgica», ha declarado el portavoz del partido nacionalista Nueva Alianza Flamenca, Joachim Pohlmann

Actualizado:

Contra un muro. La búsqueda a la desesperada de los separatistas catalantes de encontrar aliados internacionales encadena fracaso tras fracaso. Uno de los más destacados proviene de un tradicional compañero de fatigas: los nacionalistas flamencos.

«Realmente no creo que los flamencos consideren la situación catalana como una especie de precedente, sino simplemente como un caso a observar», ha declarado el portavoz del partido nacionalista Nueva Alianza Flamenca, Joachim Pohlmann. «La situación en Cataluña y España es completamente diferente de la situación de Bélgica», agrega.

Flandes, región neerlandesa del norte de Bélgica, obtuvo durante estas últimas décadas numerosas competencias en el campo político y económico. La Nueva Alianza Flamenca (N-VA, por sus siglas en neerlandés), encarnación política del nacionalismo flamenco, reforzó su puesto de primer partido de la región durante las legislativas de 2014, convirtiéndose en la piedra angular del gobierno federal del francófono Charles Michel. Partidaria de la creación de una república flamenca, la N-VA pretende poner en marcha el camino hacia la autonomía en el otoño de 2019.

Geert Bourgeois, ministro presidente independentista de Flandes, pidió el domingo a Madrid «frenar la violencia» y dialogar con «los dirigentes legítimos de un pueblo pacífico».