Los musulmanes votaron a Hollande y los católicos practicantes a Sarkozy
Presidente electo y presidente saliente, ayer, unidos en la fiesta nacional en el Arco del Triunfo - afp
Francia

Los musulmanes votaron a Hollande y los católicos practicantes a Sarkozy

Ayer se publicaron varios sondeos que ratificaban que casi el 90 por ciento de los musulmanes se inclinaron por el candidato socialista y un 80 por ciento de los católicos por el conservador

corresponsal en parís Actualizado:

Nicolas Sarkozy y François Hollande conmemoraron juntos las ceremonias solemnes del 8 de mayo, al pie del Arco del Triunfo, monumento a la memoria de los caídos por la patria, desde hace siglos, cuando los primeros estudios sociológicos confirman que el presidente saliente fue votado masivamente por los católicos practicantes, mientras que el presidente electo tuvo el voto masivo de los franceses musulmanes.

Un estudio realizado por el instituto Opinion Way confirma la adhesión masiva de los musulmanes de Francia al candidato del Partido socialista, que habría contado con más del 90 % del voto musulmán.

Se estima oficiosamente que hay unos cinco millones de musulmanes franceses. Pero muchos de ellos no votan. Se trata de ciudadanos franceses, a quienes el candidato socialista, finalmente ganador, se dirigió electoralmente en muchas ocasiones. Una de sus portavoces, Najat Vallaud-Belkazem, nació en Marruecos en el seno de una familia muy piadosa. Hoy es una de las especialistas socialistas en materia de «multi culturalidad».

Otro estudio realizado por Harris Interactive confirma que el 79 % de los católicos practicantes votaron por Nicolas Sarkozy, por razones políticas, sociales y culturales de fondo: a ellos y a los ciudadanos de la Francia rural, históricamente conservadores, se dirigía directamente Sarkozy haciendo campaña en defensa de la identidad nacional, en defensa de unas fronteras que son el fruto último de muchos siglos de historia».

Los estudios de Opinion Way y Harris Interactive parecen confirmar que la campaña de las elecciones presidenciales ha dejado al descubierto las nuevas fracturas y divisiones de la nueva Francia. «Izquierda» y «derecha» tradicionales tienen ahora nuevos rostros, enfrentando a multiculturales y funcionarios (votantes de Hollande) contra rurales, nacionales y patriotas tradicionales que se han dividido entre Marine Le Pen y Nicolas Sarkozy.