Oración de este viernes en el Centro Cultural Islámico de Madrid (mezquita de la M-30)
Oración de este viernes en el Centro Cultural Islámico de Madrid (mezquita de la M-30) - José Ramón Ladra

Los musulmanes en España piden a Europa «mil veces perdón por los actos de unos terroristas»

El imán Hussam Khoja urge durante el sermón a «no hablar con extraños por internet», fuente de reclutamiento de yihadistas europeos

MadridActualizado:

En la primera oración del viernes celebrada tras la matanza yihadista de hace una semana en París, la comunidad musulmana en España ha pedido «mil veces perdón a Europa por los actos de unos individuos que no saben lo que es el islam». Entre 1.500 y 1.700 musulmanes acudieron este viernes a la mezquita del Centro Cultural Islámico de Madrid (conocida como mezquita de la M-30), como hacen cada semana, solo que en esta ocasión sus responsables aprovecharon el día de oración para condenar la violencia de unos «fanáticos, terroristas, extremistas», a la vez que agradecieron a España que «nos deje vivir en paz y seguridad en este bendito país, donde se respeta la libertad de culto».

Durante el sermón («jutba») el imán Hussam Khoja insistió en que el islam es una religión de paz: «El vocablo guerra se menciona en el corán solo seis veces, mientras que seguridad y paz aparecen 140 veces». El religioso saudí llamó «musulmanes ignorantes» a quienes «no toleran la convivencia con los no musulmanes». Estas «excepciones», continuó el imán durante la parte de la «jutba» pronunciada en español, «se autoproclaman califasy tomaron por lema el derramamiento de sangre tanto para musulmanes como para los que no lo son». Entre esos grupos «injustos ycorruptos», Khoja mencionó a Daesh (Estado Islámico en árabe, EI).

«Mil perdones a los deudos, al pueblo, al Gobierno (francés) y a todos los afectados»

Tras afirmar que «matar injustamente está prohibido en el islam», el imán condenó el «asesinato de civiles inocentes» en Siria, Palestina, Birmania, Irak, Turquía..., así como los atentados de París a manos de los terroristas de EI. Pero insistió en que «es injusto vincular su acción con todos los musulmanes».

Hussam Khoja conminó además a los fieles a «no hablar con extraños en internet», fuente de reclutamiento de los yihadistas europeos. También les pidió «respetar» a los países que «te abrieron mezquitas y te dieron libertad religiosa e intelectual». «Bondades que no existen en algunos países musulmanes», reconoció.

Tras la plegaria en la mayor mezquita de España, el portavoz del Centro Cultural Islámico de Madrid, Sami el Mushtawi, pidió perdón a los países europeos por los atentados y agradeció su acogida en Europa, donde viven más de veinte millones de musulmanes (unos 700.000 en Madrid). El Mushtawi aseguró que, aunque «no hemos tenido nada que ver como musulmanes, tenemos que pedir perdón porque estos individuos no saben lo que es el islam». «Mil perdones a los deudos, al pueblo, al Gobierno (francés) y a todos los afectados», subrayó. «Nosotros sabemos lo que es la sangre», dijo el portavoz del centro en referencia a los ataques terroristas quesufren «a diario« los países árabes.

A continuación abogó por buscar soluciones diplomáticas y económicas que asfixien a los terroristas. «Por matar a una persona, se mata a quienes están a su alrededor, es un remedio amargo», recalcó.

Colaborar con las autoridades

Sami el Mushtawi señaló también que el Centro Cultural Islámico de Madrid siempre está dispuesto a colaborar con las autoridades españolas. «Somos un centro cultural, no de Inteligencia, pero cuando nos piden datos que podemos tener, los damos», agregó. «Estamos en el mismo barco», afirmó, y reclamó que «caiga todo el peso de la ley sobre quienes viven al margen» de ella.

Este musulmán nacido en Egipto explicó que estos últimos días han mantenido charlas con jóvenes musulmanes en España porque son conscientes de la responsabilidad que recae en el centro para orientarlos por la buena senda. Cuando una persona viene por primera vez a la mezquita, apuntó, se acercan a ella para saber quién es y a qué se dedica. «Siempre estamos al acecho», enfatizó.

En el balcón de preces de las mujeres, una universitaria de origen marroquí desvincula el islam del terrorismo, al igual que hicieron Hussam Khoja y Sami el Mushtawi. «Amo a España incluso más que a Marruecos», dijo la joven, pero lamentó «algunos comentarios» islamófobos que ha tenido que escuchar esta semana en la Universidad Complutense.